Industria del automóvil

China pisa el acelerador: concentra un 29% de la fabricación de automóviles mientras la industria europea cae un 30%

Fábrica de Nissan en Barcelona
Nissan

La grave situación en la que se encuentra el sector del automóvil, tanto en nuestro país como en el resto de Europa, como consecuencia del coronavirus, se une a la tendencia que ha seguido todo el espacio comunitario durante los últimos años. Y es que, pese a que la Unión Europea (UE) cuenta con importantes fabricantes entre sus fronteras, China ha pisado el acelerador y se ha convertido en un poderoso competidor que concentra el 29% de la fabricación de automóviles a nivel mundial.

Por otro lado, según un estudio elaborado por la aseguradora Euler Hermes, el mercado europeo del automóvil se desplomará este 2020 un 30% como consecuencia tanto de la pandemia del coronavirus a nivel mundial, como del crecimiento de nuevos mercados emergentes. Esta tendencia se está apreciando a su vez en la estrategia de mercado que están adoptando algunos de los fabricantes más importantes del sector, como es el caso de Nissan que optará por reforzar su posición en el continente asiático.

Otro de los aspectos que refuerzan esta tendencia es la de las matriculaciones registradas a lo largo de los últimos meses y cómo han ido evolucionando los países de la Unión Europea. En cuanto a este aspecto y teniendo en cuenta los primeros datos que se manejan del mes de mayo, Italia, el Reino Unido y España lideran las caídas con un desplome en el número de sus matriculaciones que supera el 95%. El país comunitario que mejor ha logrado capear el temporal es Alemania con una bajada de en torno a un 61%.

Si se tienen en cuenta los datos de los cinco principales mercados de Europa, que en conjunto representan el 75% de la producción total, el descenso alcanzó el pasado mes de abril un 84%, lo que equivale a una caída significativa de -1,6 millones de coches nuevos.

«Dolorosa llamada de atención»

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) considera que el cierre de las plantas que tiene la firma automovilística supone una «dolorosa llamada de atención» para todas las administraciones públicas respecto de la situación de la industria de la automoción en España. Así lo manifestó el director general de la organización, José López-Tafall, que ha calificado como «indispensable movilizar ya, de manera muy urgente, recursos para contener esta situación».

«La solución que evidentemente se ha comentado es aprovechar esas instalaciones y ese personal capacitado y experto en automoción y en construcción de coches y de vehículos para alguna compañía de la industria a la que se pueda incentivar, o seducir para que venga aquí. Pero con el gobierno central que tenemos, en el que hay unas personas que no es que tengan desconocimiento de la industria, sino que son reacios a todo lo que es el sector privado, es complicado», añadió el empresario.

Buena noticia

La buena noticia esta semana la ha dejado el fabricante francés, Renault. La compañía ha anunciado que su nuevo plan de ahorro de costes no contempla la reducción de su producción en sus fábricas españolas (Valladolid, Palencia y Sevilla) y tampoco el cierre de ninguna de sus plantas ubicadas en territorio nacional. De esta manera la compañía francesa pone fin a las especulaciones sobre el futuro de las plantas españolas, que habían recibido durante los últimos meses mensajes muy negativos sobre su continuidad.

El presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, ha dado esta información en una rueda de prensa para presentar su plan para reducir sus costes en 2.150 millones de euros hasta 2022. El constructor francés anuncia su nuevo plan de reestructuración en el que ha salvado expresamente las fábricas españolas, asegurando que no habrá ningún cierre después de varios meses en los que desde la empresa vinieron dudas sobre su continuidad.

Lo último en Economía

Últimas noticias