Caixabank podría retirar la oferta sobre BPI

Caixabank
Oficina de Caixabank en la madrileña Plaza de Colón. (Fuente: Caixabank)

El Gobierno de concentración de izquierdas portugués, preocupado por el futuro de BPI, sacó recientemente una Ley para revisar los blindajes de los estatutos de las compañías financieras, es decir, la limitación de votos. Por ello, todas las entidades que tengan este tipo de limitación, desde la entrada en vigor de la Ley, el 1 de julio, hasta el 31 de diciembre, tienen que someter a sus accionistas el mantenimiento o la retirada de esta limitación de votos.

Entre estas entidades se encuentra BPI, que tiene una limitación del 20%, por lo que accionistas como Caixabank, que ostenta más de un 44%, no tiene más derecho de voto que el 20%. Por ello, BPI tendrá que convocar una Junta Extraordinaria para decidir si continúa con la limitación de votos o no. Eso sí, en esta votación no habrá limitación, por lo que todos los accionistas pueden votar por su participación económica. Pero para eliminarlo, como es el cambio de un estatuto, tiene que tener un apoyo del 66,66% de los accionistas.

CaixaBank retiraría la OPA si no se elimina la limitación de votos

El voto a favor del 44,8% de Caixabank está asegurado, pero hace falta un 66,66% y, de momento, desde la entidad catalana no saben si lo alcanzaran, aunque se muestran optimistas. Desde la entidad catalana entienden que es lo mejor para la entidad, ya que si no se alcanza el 66,66%, Caixabank retiraría de nuevo la OPA, como ya sucedió el año pasado.

Sucursal del banco portugués BPI
Sucursal del banco portugués BPI

La OPA, en manos de Santoro

BPI tiene una limitación para evitar OPAs hostiles. Estableció un límite de votos del 20%, por la cual, aunque tuvieras una participación mayor, sólo podías votar por el 20%. CaixaBank, por circunstancias, aumentó la participación hasta superar el 44%, pero solo podían votar por el 20%.

El año pasado Caixabank ya lanzó una OPA sobre BPI, precisamente para romper esta situación, ya que en la propia OPA un requisito era el de eliminar esta limitación de votos. En el capital de BPI está la entidad catalana con un 44,8%, y el segundo accionista es Santoro con un 18,6%. Santoro es una sociedad controlada por Isabel Dos Santos, la hija del presidente de Angola, una antigua colonia portuguesa con mucha riqueza petrolífera. Angola, por la situación del petróleo, no está bien y se enfrenta a un importante problema financiero. De hecho, le han pedido ayuda al FMI (soporte financiero) para poder salir adelante.

Con todo esto, Caixabank lanza esta OPA el año pasado con dos objetivos, uno, tener el control de BPI, y dos, eliminar la limitación de voto que había. Pero finalmente no salió la OPA por la oposición de Santoro, que tiene casi un 20%, y entonces Caixabank terminó retirando la oferta, aunque se mantuvo en el accionariado, donde solo tienen cuatro de 22 consejeros.

Nueva OPA

En esta nueva OPA que anunciaron en mayo de este año todo está a disposición de lo que suceda en la Junta Extraordinaria, que se celebrará en julio, y en la que se votará si BPI mantiene o no la limitación de voto del 20%. “No sabemos qué hará Santoro, igual vota a favor, aunque no creo”, señalan desde la compañía catalana. Por lo tanto si se elimina la limitación, se continuará con la OPA. La entidad catalana es optimista. De hecho, Caixabank ya ha pedido las autorizaciones pertinentes, que irán llegando, y han enviado un borrador del folleto de la OPA, que el regulador bursátil portugués tendrá que revisar.

Caixabank
El presidente de Caixabank, Isidre Fainé. (Fuente: EFE)

Los problemas de BPI con Angola

El BCE, en diciembre de 2014, le dijo a BPI que su participación en Angola, y la compra de bonos angoleños, no era equivalente al de la UE ya que el régimen regulatorio de Angola es diferente, por lo que lo tienía que contabilizar por el 100% del riesgo. Por lo que BPI se ve con una exposición al riesgo en Angola que supera los límites. Esto supone que, desde diciembre de 2014 tenía que reducir su exposición al riesgo en Angola. Y el límite para solucionarlo acababa en abril de este año.

Con estas, el Consejo de BPI, en diciembre de 2015, propone crear un holding en el que integraría todos los activos africanos. Holding que cotizaría en Bolsa y que se repartiría entre todos los accionistas de BPI de forma que el banco portugués no tendría ningún activo en África, y lo tendrían los accionistas de BPI.

Isabel Dos Santos
Isabel Dos Santos

Pero, en la Junta para aprobar esta solución para cumplir con el BCE, donde CaixaBank, recuerden, solo puede votar por un 20%, Santoro vota “no” y lo bloquea. Por lo tanto, Santoro crea un problema en BPI, ya que Isabel Dos Santos considera que no es la mejor solución para BPI.

BPI tiene un 50,1% de BFA (Banco de Fomento de Angola), que es su filial en el país africano, el resto, el 49,9% restante de BFA, está en manos de Unitel, la sociedad de telecomunicaciones de Angola, donde el 25% está en manos también de Isabel Dos Santos, por lo que tiene intereses cruzados. Otro 25% de BFA está en manos de Oi, que es una empresa de telecomunicaciones en Brasil, otro 25% en manos de Sonangol, que es la petrolera estatal angoleña, y otro 25% en manos de un inversor de Angola. Resumiendo, Isabel Dos Santos tiene intereses en Unitel, que es el socio de BPI en BFA, y BPI no puede vender a nadie la participación en BFA sin el acuerdo de Unitel. Por lo que Unitel puede bloquear cualquier operación.

Oficina de CaixaBank
Oficina de CaixaBank (Fotos: CAIXABANK).

En estas circunstancias, los dos accionistas principales de BPI, Santoro y Caixabank, iniciaron conversaciones para intentar llegar a una solución. Se llegó a un principio de acuerdo pero no se acabó concretando. Pasó el límite de abril de este año, y no había acuerdo. Con lo que el BCE podría poner una multa ejemplar diaria de un porcentaje muy alto de sus depósitos, lo que hubiera sido, y puede ser, un problema muy gordo para BPI.

Después de que esas negociaciones fracasaran porque Santoro cambió de opinión a última hora, según explica BPI, CaixaBank anuncia, el día 18 de mayo, que van a lanzar una nueva oferta pública sobre BPI, con dos condiciones, eliminar el límite de voto (como en la anterior OPA) y alcanzar más del 50% del banco portugués, para tomar el control.

Caixa hace el anuncio de que lanza una oferta por el banco portugués, porque si no lo llegan a anunciar, BPI se quedaría a expensas del BCE de que pueda poner una gran multa que pondría en serio peligro su futuro como entidad. Y CaixaBank, al hacer esa oferta, pide al mismo tiempo al BCE que suspendan cualquier sanción sobre BPI, y eliminar así la incertidumbre sobre el banco. El BCE, a día de hoy, no ha contestado.

Lo último en Economía

Últimas noticias