España, en recesión

Así anunciaba Sánchez tres días antes del tortazo económico el inicio de la recuperación

La economía española ha entrado en recesión técnica en el segundo trimestre del año, con un desplome del Producto Interior Bruto (PIB) del 18,5%. A pesar de los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó esta misma semana en el Pleno del Congreso que «estamos antes una enorme oportunidad de retomar la senda del crecimiento económico» y que «la recuperación económica acabar de comenzar».

Estas palabras contrastan en gran medida con los datos que se han conocido este viernes, y que respaldan las previsiones que ya habían anticipado organismos como la AIReF o el Banco de España o BBVA Research. Hay que tener en cuenta que la caída interanual del PIB del 22,1% es similar a la sufrida durante la Guerra Civil española

A pesar de la evidencia que reflejan los datos difundidos por el INE, Sánchez, ha defendido que la Conferencia de Presidentes que tiene lugar este viernes en Logroño va a ser «un buen punto de apoyo para impulsar la recuperación económica en el conjunto del país». Además, el presidente del Ejecutivo ha apuntado que esta «inédita» caída del PIB es fruto del «confinamiento tan estricto» que fue necesario afrontar para «doblegar la curva y mantener a raya» al covid-19.

España registra la mayor caída del PIB de Europa y Estados Unidos en el segundo trimestre del año. Después de que el Gobierno negara que el coronavirus fuese a tener un impacto «significativo» en la economía española hasta mediados de marzo, los datos reales conocidos este viernes muestran una realidad bien distinta.

Otras negativas

El presidente del Gobierno no ha sido el único el único miembro del Ejecutivo en negar una realidad más que evidente. La ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, aseguró el 4 de marzo, con la pandemia ya de lleno en España, que el impacto del coronavirus en la economía española sería «poco significativo». Poco después, el 13 de marzo, un día antes de que el Gobierno declarar el estado de alarma, insistió en esta idea en otro acto público: «Las estimaciones apuntan a un impacto poco significativo y transitorio», señaló.

Por su parte, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, presumió hace tan solo dos meses de que «es la primera vez en la historia reciente que el empleo cae menos de lo que lo hace el PIB. Hasta ahora siempre había sido al revés. Estos datos demuestran que las medidas de protección, para evitar la destrucción de empleo, están funcionado». Unas palabras desafortunadas si se tiene en cuenta que la caída de la actividad ha supuesto perder casi una cuarta parte del PIB de España y que tan solo en el segundo trimestre se destruyeron en nuestro país un millón de empleos sin tener en cuenta los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE).

Lo último en Economía

Últimas noticias