El Congreso aprueba con el voto de PP, PSOE y PNV el Cupo con el rechazo de barones socialistas y C’s

PGE
Iñigo Urkullu. (Foto: EFE)
Comentar

El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado la actualización del Cupo vasco para el quinquenio 2017-2021. La cifra del cupo queda fijada en 1.300 millones de euros, un pago que distintos expertos e, incluso, desde sectores del PSOE han considerado desde el inicio de las negociaciones como muy beneficioso para el País Vasco. Se ha aprobado, tras haberse adoptado la tramitación directa y en lectura única, con el voto a favor de PP, PSOE y PNV. Ciudadanos y Compromís han votado en contra. EH Bildu ha optado por lo que denomina la abstención crítica, decisión que ha levantado las críticas del PNV.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dejado clara su crítica y ha acusado a Montoro de que “defraudar a la Constitucióin Española”. “Son expertos en pactar con los nacionalistas y dejar de lado al resto de los españoles”, ha añadido Rivera. El líder de C’s ha subrayado que “este cupo no responde a un cálculo técnico, sino a un amaño político” y hace que “una comunidad rica no solo no aporte, sino que es receptora neta de fondos”.

Montoro por su parte, ha acusado a Rivera de impulsar el “enfrentamiento” entre los ciudadanos españoles con este discurso. El ministro de Hacienda ha recordado a Rivera que el sistema de Concierto Económico vasco está recogido en la Constitución y le ha pedido tranquilidad: “No son aceptables algunos calificativos que ha utilizado”. En “el Gobierno no permitimos que haya ningún agravio entre ciudadanos”, ha aclarado el titular de Hacienda.

Pero, quizás, el foco de mayor polvareda política a partir de esta aprobación se traslade a los barones socialistas, que ya han mostrado su rechazo y su queja interna ante Pedro Sánchez por respaldar un acuerdo que, sin embargo, y según ellos, deja al resto de comunidades sin mejora en su financiación cuando sí se le concede al País Vasco.

Los gobiernos vasco y central acordaron ya en las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado de 2017 la fijación del cupo vasco en esa cifra de 1.300 millones de euros. Además, se estableció mantener el índice de imputación de gastos en el 6,24% para todo el quinquenio. Y se fijaron los objetivos del déficit vasco para el próximo trienio: del 0,4% en 2018, 0,1% en 2019, y déficit cero en 2020.

En ese Cupo están ya incluidas las compensaciones del impuesto de producción de energía eléctrica que se recauda en el País Vasco y que se estima en 40 millones. El acuerdo ha recogido, por otra parte, la modificación de más de 20 artículos de la Ley del Concierto Económico para mejorar la capacidad de gestión tributaria de las diputaciones forales.

Todo un elenco de acuerdos que han provocado un verdadero incendio en las filas del Partido Socialista. Y es que los barones del PSOE no han tardado en señalar que se arregla la financiación del País Vasco mientras que la del resto de territorios se queda sin pacto a la vista. Hay que recordar que los socialistas gobiernan ocho autonomías y la mitad de los ayuntamientos de España.

El PSOE no cuestiona la aprobación del Cupo para el País Vasco, pero algunos barones encabezados por la presidenta andaluza, Susana Díaz, no han tardado en criticar que su aprobación no se esté haciendo simultáneamente a la reforma de la financiación autonómica exigida por todos ellos al Gobierno de Mariano Rajoy. Junto al Gobierno de Andalucía, comparten esta critica los de Asturias, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha.

El incendio en el PSOE ha llegado a tal punto que, ayer mismo, Pedro Sánchez tuvo que telefonear a todos los presidentes y barones territoriales para calmarles y garantizarles que exigirá de forma urgente el inicio de las negociaciones de un nuevo modelo de financiación autonómica que recoja sus reivindicaciones. La última palabra sobre este puntos, sin embargo, la tendrá, evidentemente, el Gobierno.

Últimas noticias