FC Barcelona

La mentira del estilo Setién: más de mil pases y solo 203 hacia delante

El Barcelona de Quique Setién alcanzó el 82% de la posesión y llegó a dar 1.005 pases... pero solo 203 los dio hacia delante buscando el arco del Granada.

Setién
Quique Setién, durante el Barça-Granada. (Getty)
  • Silvia Font

Acaba el partido en el Camp Nou con el triunfo por la mínima del nuevo Barça de Quique Setién. Nuevo estilo, nueva filosofía pero no cambian las cosas. Leo Messi sigue decidiendo, sigue existiendo esa Messidependencia que obliga al argentino a aparecer siempre, ya sea con gol o asistencia. Fueron muchos los detalles a analizar que dejó como novedad esta nueva versión culé de la mano del cántabro, muchos son los datos que otorgó este nuevo Barcelona ante el Granada. La posesión, el juego, la presión…

Para el escaparate quedan ese porcentaje altísimo de posesión, con un acaparador 82%, y esos más de mil pases que dio el conjunto blaugrana (1.005 para ser exactos) durante los 90 minutos en el Camp Nou, aunque los 20 últimos fueran con un jugador más sobre el terreno de juego por la discutida expulsión de Germán. Pero los datos, como todo, han de ser interpretados y ahí, ahí surgen las dudas.

Para la galería, para el titular, queda de forma excepcional el dato bruto. Esos 1.005 pases que llegó a efectuar el cuadro culé ante los nazaríes. Es indudable el control absoluto que tuvo el Barça, que siempre llevó el timón y pasó mucho más tiempo en campo contrario que en el propio. Pero… ¿cuántos de esos pases fueron hacia delante? Poco más de una quinta parte de los pases que efectuó el Barça sirvieron para avanzar, para comerle terreno a los granadinos. Los culés solo llevaron a cabo 203 de sus 1.005 pases con dirección hacia el arco de Rui Silva, un 20,2% del total, dejando un 79,8% para nada. A la basura.

Son pocos, muy pocos pases los que se dieron hacia delante para ese total. La posesión, ese imperante signo culé, estuvo con ese 82% frente al 18% de los nazaríes pero… ¿de qué sirvió? Para tirar tan solo en seis ocasiones entre los tres palos. Fueron 18 en total, pero solo seis probaron las virtudes de Rui Silva, que a excepción a ese error de su zaga que le dejó vendido, frenó a los blaugrana el resto, en cinco ocasiones. Y de ellos solo tres ocasiones fueron clamorosas de gol. La posesión está, pero aún queda todo lo demás a Setién y los suyos.

Lo último en Deportes

Últimas noticias