Moto3: el piloto español, uno de los más veteranos de la parrilla, nuevo campeón del mundo

La increíble historia de Albert Arenas, el ‘abuelo’ que ganó a los niños

Albert Arenas se ha proclamado campeón del mundo de Moto3 en su cuarta temporada completa en la categoría. A sus 23 años es uno de los más veteranos de la parrilla, y se ha impuesto a dos jóvenes pilotos como Ogura (19) y Arbolino (20)

El español ha sido el más regular y sólo ha estado fuera de la primera posición de la general en una ocasión, ha dominado de principio a fin

albert arenas
Albert Arenas, nuevo campeón del mundo de Moto3. (AFP)

Albert Arenas se ha proclamado campeón del mundo de Moto3 en la última carrera de la temporada, en Portugal. El piloto catalán llegaba a Portimao con una ventaja de ocho puntos sobre Ogura y 11 sobre Arbolino, tras su cuarto puesto en el GP de Valencia. Desde el primer momento que pisó el Autódromo Internacional do Algarve demostró que no estaba dispuesto a dejar que se le escapara el título.

A sus 23 años, Arenas, es uno de los pilotos más veteranos de la parrilla de Moto3. Nació el 11 de diciembre de 1996 en Girona, y cumplirá 24 años en apenas unos meses, lo que le convierte en uno de los pilotos de mayor edad de la categoría. Este año será un cumpleaños más especial, ya que lo hará como campeón del mundo tras cuatro temporadas en Moto3.

En sus cuatro años en la categoría de bronce nunca había conseguido pasar de la novena posición en la clasificación general, pero este año, de la mano de Aspar Team, ha dado un paso al frente y ha conseguido imponerse a dos jóvenes promesas como Ogura (19) y Arbolino (20). Este triunfo le permitirá dar, por fin, el salto a Moto2, también con el Aspar Team, donde compartirá box con Arón Canet.

El más regular de una categoría loca

Arenas ha sido el más regular a lo largo de esta temporada tan extraña marcada por el coronavirus. Comenzó de la mejor forma posible con dos victorias en las primeras dos carreras, que le permitían colocarse en lo más alto del Mundial de pilotos desde el inicio. Dominó la general de principio a fin, y sólo bajó de esa posición de privilegio tras el GP de Cataluña después de no poder terminar la carrera.

Ogura se colocaba líder, pero la alegría le duró muy poco porque en el siguiente gran premio, en Le Mans, el español recuperaba la primera posición. Desde ese momento no volvería a bajar de lo más alto, y a pesar de la bandera negra que vio en la primera de las dos carreras en Valencia, no falló y, en Portugal, puso el broche final a su mejor temporada en Moto3 con un merecido título.

Lo último en Deportes

Últimas noticias