El Real Madrid cae ante el Olympiacos y se complica la vida en la Euroliga

real-madrid-olympiacos-euroliga
Ayón entra a canasta en el partido contra Olympiacos. (AFP)

El Real Madrid tiene muy complicada su clasificación para la el top 8 de la Euroliga. Tras caer en Grecia ante Olympiacos, los blancos se ven obligados a ganar ahora en las dos jornadas restantes ante Caja Laboral (en Vitoria) y ante el Khimki ruso (en el Palacio). Todo lo que no suponga la victoria en ambos partidos supondrá la eliminación del campeón.

Olympiacos comenzó el partido marcando territorio y volviendo a demostrar los motivos por los que su pabellón es conocido como el de las dos mentiras: ni paz ni amistad. Para ganar en Grecia el Real Madrid debía sudar y avisado quedó en los primeros minutos con un arranque en el que un parcial de 14-4 obligaba a Pablo Laso a pedir el primer tiempo muerto para parar la sangría. Los rebotes ofensivos eran para los jugadores de Sfairopoulos que no perdonaban las segundas jugadas. Los blancos, focalizando mucho su defensa en frenar a Spanoulis, sufrían también en ataque, donde tenían serios problemas en las circulación del balón.

Pese a que los árbitros comenzaron a hacer algunas de las suyas (algo muy típico), el Real Madrid poco a poco fue entrando en el partido gracias a la aportación de hombres como Ayón, Carroll o Llull para finalizar el primer cuarto con un 23-17 que permitía ser optimista.

En el arranque del segundo todo volvió a ser como el comienzo. La pésima defensa del Real Madrid permitía a Olympiacos protagonizar ataques muy fáciles y gustarse con mates y triples que no hicieron otra cosas que encender al pabellón y romper el marcador. Los griegos jugaban a una velocidad diferente y acertaban en el aro rival, mientras que los de Laso tenían pocas ideas y su porcentaje desde el perímetro era cada vez peor. Todo ello sumado a la gran defensa helena con los norteamericanos en la cancha eran la consecuencia de una paliza de las buenas.

Un triplazo de Spanoulis justo antes del descanso ponía la máxima en el luminoso. 20 arriba para los locales que además recuperaban así el basket average que los madridistas tenían a su favor por 12 puntos tras la victoria en la ida (84-72). La cosa pintaba muy fea para el Madrid. De nuevo una mala primera mitad (y no es la primera vez) condenaba a los blancos.

‘Basket average’ perdido

No pudo reaccionar el Real Madrid en el arranque de la segunda parte, más que nada porque pese a el acierto, ahora sí, en el lanzamiento exterior tres técnicas para arrancar dejaban claro que los árbitros querían tener también protagonismo en el partido. Con el objetivo de caer por menos de 12, los de Laso volvieron a competir de tú a tú con Olympiacos. Era tarde para remontar, pero quizá sí quedaba tiempo suficiente para lograr un mal menor.

Los blancos ganaron el tercer cuarto y comenzaron el último con tres triples seguidos (dos de Nocioni y uno de Rivers) para creer en que era posible. El Real Madrid llegó al último minuto con opciones de lograrlo. El Chacho tuvo en su mano igualarlo, pero falló, algo que no hizo Printezis en la siguiente jugada para poner un +16 en el marcador. Los últimos segundos transcurrieron de una línea personal a la otra para que los griegos acabasen con una sonrisa en la cara.

Los madridistas se quedan ahora con seis victorias y seis derrotas, mismos registros que Barcelona, Brose Baskets, Khimki y Olympiacos. El Real Madrid ya no puede ser segundo de grupo con lo que, en caso de clasificarse para los cuartos, no dispondría del factor campo a favor. Dos finales para sacar el billete. Ya no hay margen de error. 

Lo último en Deportes

Últimas noticias