España comienza perdiendo ante Argentina (0-1)

Carreño cortocircuita ante Pella y obliga a Nadal a remontar

Carreño
Carreño, en un punto. (Alberto Simón)

España vuelve a comenzar una eliminatoria con derrota. Guido Pella se hizo con el primer punto del duelo de cuartos de final entre España y Argentina después de derrotar a Pablo Carreño en tres sets (6-7, 7-6, 6-1).

La papeleta de Pablo Carreño no era ni mucho menos sencilla a estas alturas del torneo. Inédito en competición durante la semana, tanto en individuales como en dobles, al asturiano le tocaba sustituir a Roberto Bautista después de unas horas convulsas en el seno de la selección y con la importancia capital de abrir la eliminatoria con buen pie para tratar de asegurar el triunfo con el partido posterior, en el que entraría en liza Rafa Nadal.

A favor de Pablo estaba su gran consistencia en pista y su notable rendimiento en superficie dura, así como también el apoyo de un público volcado con el equipo español para la ocasión. El head to head con su rival también daba motivos para ser optimistas. Carreño contaba sus dos enfrentamientos –ambos en pista dura, uno de ellos en el pasado US Open– por victorias ante Guido Pella, especialista en tierra batida que ha ido adaptando su juego a todo tipo de superficies hasta convertirse en uno de los tenistas más sólidos del circuito.

Guido Pella arrancó sólido al servicio y mantuvo sin apuros sus dos primeros saques. Replicó Carreño con descaro y un juego agresivo. Buen porcentaje de primeros y una derecha profundísima le dieron al tenista español sus dos primeros servicios en blanco. Conclusión: 2-2 al inicio.

Carreño, primer set con suspense

Ocurrió lo propio en los dos siguientes (3-3), pero se mascaba el break a favor de Pablo Carreño. Lo consiguió en blanco en el séptimo sustentado en su potente y profunda derecha y con algún punto que puso en pie al público de la Caja Mágica y acalló de golpe a la ruidosa afición argentina. El español consolidó la rotura con su servicio y se puso 5-3 para encarrilar el primer set. Pella sobrevivió con su saque para poner el 5-4. En el juego que debía haber abrochado el primer set Carreño desperdició un set-ball y acabó concediendo un break que ponía el duelo 5-5.

Superado el calentón, tanto Pella como Carreño mantuvieron sus saques y se fueron al tie-break, que cayó del lado del argentino, al que le tembló menos el pulso y se llevo un primer set que había tenido medio perdido. En la muerte súbita el español supo rehacerse de un 3-1 en contra y consiguió seis puntos seguidos para cerrar la primera manga con 7-3 en el tie-break.

Arrancó la segunda manga con dificultades para Carreño al servicio. El español salvó una bola de rotura y firmó el 1-0. También Pella retuvo su saque aunque el español dispuso de otras dos bolas de break. Y así siguieron en juegos sucesivos, cada jugador aferrado a su servicio a la espera de un resquicio de ocasión para la rotura.

Pella resucita ‘in extremis’

La tuvo Pablo Carreño en el sexto juego pero la desaprovechó. Se aferró Pella a su saque para mantener el 3-3. El tenista argentino se animó y puso en dificultades al español, aunque ambos mantuvieron sus respectivos servicios para irse al 4-4. En el noveno juego Carreño concedió dos bolas de break a Pella. Salvó la primera pero no la segunda y el argentino se ponía con 5-4 y su saque para ganar el segundo set e igualar el partido.

Lo intentó Carreño e incluso dispuso de una primera bola de rotura para el 5-5, pero el argentino se aferró a la pista y remontó para desperdiciar tres bolas de set. No perdonó Pablo a la segunda y se llevó el break para poner el 5-5 en la segunda manga. Olía a tie-break, que llegó al salvar ambos tenistas sus respectivos saques.

Desconexión y derrota de España

La muerte súbita empezó cuesta arriba para Pablo Carreño, que se colocó 3-0 abajo, un marcador casi calcado a lo que ocurrió en la primera manga. Sin embargo, esta vez el argentino sí hizo valer su ventaja y abrochó el segundo set de un partido que empezaba a adquirir tintes épicos.

Sin noticias al resto, Pablo tenía que sustentarse en su saque para seguir vivo en el encuentro. Sin embargo, en su segundo juego al servicio, el español cortocircuitó al ceder cinco puntos consecutivos, que provocaron el 3-1 favorable a un Pella alentado por la afición argentina y a tres juegos de sumar el primer punto de la serie contra España.

Físicamente tocado y absolutamente desconcectado mentalmente, el calvario de Pablo prosiguió en los siguientes juegos, en los que apenas pudo luchar contra un Pella lanzado hacia la victoria. Cayeron el cuarto y el quinto, también con break en contra y sumando la mala fortuna al cóctel negativo que rodeaba a Carreño en el tercer set, el definitivo, que confirmó el primer punto para Argentina en una eliminatoria que necesitará del milagro de Nadal si quiere ver a España entre los cuatro mejores.

Lo último en Deportes

Últimas noticias