No ha sido un dorsal propicio para triunfar en el Real Madrid

Brahim, Solari y la maldición del número 21

Brahim
Brahim llevará el dorsal 21 en el Real Madrid, el mismo que lució su técnico, Santiago Solari.

Brahim Díaz deberá luchar contra la maldición del número '21', el escogido para continuar con su carrera deportiva en el Real Madrid. El joven de 19 años quiere superar a sus antecesores con este dorsal que, salvo Solari, no superaron las tres temporadas en el equipo blanco.

El primer día de Brahim Díaz como jugador del Real Madrid vino acompañado de muchas novedades, entre ellas, la elección de su nuevo dorsal. El jugador malagueño lucirá el ’21’ en la camiseta del club en el que siempre había soñado jugar y que representaba su primera, segunda y tercera opción para continuar su carrera, y tratará de darle la vuelta a la estadística que rodea a un número con el que no se ha podido triunfar en la historia reciente del Madrid… más allá del que será su técnico, Santiago Solari.

Desde que saliera Borja Mayoral en los últimos días del mercado de fichajes de verano, ningún jugador de la primera plantilla había utilizado el ’21’, por lo que este se encontraba libre y ‘esperando’ a que Brahim lo luciese. El delantero del Levante no logró los resultados deseados con el dorsal elegido por Díaz y buscó una salida, al igual que hicieron sus antecesores más recientes.

Y es que ninguno de los últimos doce jugadores que lucieron el 21 en el Real Madrid duró más de tres temporadas en el equipo… con ese dorsal. La única excepción la encontramos con Iván Helguera, el hombre de la lista que mejor y más longeva carrera hizo en el conjunto merengue, aunque casi siempre con el ‘6’ a la espalda. Sólo en su última temporada cogió el ’21’, que anteriormente habían lucido sin demasiado éxito Carlos Diogo –1 temporada–, Geremi Njitap (2), Roberto Rojas (1), Zé Roberto (2), García Calvo (1) y el actual seleccionador, Luis Enrique (2).

Tras la marcha de Helguera del Real Madrid, el número 21 pasó a formar parte de otro central de gran reputación, Christoph Metzelder, quien superó a sus antecesores luciendo el dorsal en tres temporadas, aunque con escaso protagonismo debido a las lesiones. Pedro León, de carrera breve pero sobradamente conocida en el Madrid, fue el siguiente en fracasar con el ’21’ antes de dárselo a José Callejón, soldado de Mourinho y portador del actual número de Brahim en dos temporadas.

Callejón se lanzó a una aventura en Italia impulsado por el ’21’ y se lo cedió a Álvaro Morata, quien después de cumplir con un papel secundario en el año de la Décima, se marchó a la Juventus temporalmente para a su vuelta lograr una veintena de goles con el mismo número. Él parecía el encargado de acabar con la maldición, pero su decisión de emigrar al Chelsea en busca de un sitio fijo en el once dejó de nuevo huérfano el número, yendo a parar después a Mayoral y ahora a Brahim, que desde otro estilo espera poder lucirlo durante muchas temporadas, al menos más de tres.

Solari, el espejo donde mirarse

La única excepción, y la que también se encarga de confirmarla recae bajo los hombros del actual entrenador del Real Madrid, un Santiago Solari que llegó desde el eterno rival de la ciudad y se adaptó, con el ’21’ a la espalda, a un rol de jugador suplente, pero muy importante. Esto le permitió participar en cinco temporadas completas con el equipo blanco, en las que participó en 130 partidos y anotó 10 goles, convirtiéndose en un personaje importante en la historia reciente del madridismo.

Últimas noticias