El club vuelve a apoyar a los

El Barcelona se une a la huelga por los golpistas presos y suspende el entrenamiento

Barcelona huelga
Esteladas en el Camp Nou en el Barcelona-Girona. (Getty)

El Barcelona ha suspendido el entrenamiento de este jueves para apoyar a los políticos golpistas presos que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo

El Fútbol Club Barcelona ya no lo oculta: está del lado de los golpistas. El club ha anulado el entrenamiento de este jueves para apoyar la huelga convocada por el sector más radical del independentismo para apoyar a los golpistas presos que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo por el golpe de estado del 1-O.

Aunque la directiva del Barcelona quiso posturear al principio con la posición neutral del club y en la pluralidad ideológica de su masa social, los hechos han acabado retratando a Bartomeu y sus dirigentes. Están a favor de los golpistas. Punto. La última decisión que rompe la presunta neutralidad es el aplazamiento del entrenamiento que el primer equipo debía disputar este jueves para apoyar la huelga convocada en Cataluña para apoyar a los golpistas presos y que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo.

Evitar cualquier incidente que pueda impedir a los jugadores acudir a la Ciudad Deportiva es la excusa esgrimida por Ernesto Valverde, aunque desde el Barcelona han declinado desmentir su adhesión a la ideología secesionista que está detrás de este paro.

El primer equipo del Barcelona tenia previsto descansar el pasado miércoles tras el partido disputado en Lyon (0-0), como suele ser habitual, y entrenar el jueves. Pero finalmente se cambiaron los planes y los futbolistas seguirán la huelga para regresar al trabajo este viernes a las 16:30 horas para preparar el partido ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán.

El Barcelona es reincidente

No es la primera vez que el Barcelona se suma a una huelga de estas características. Tras el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, el club decidió paralizar todas sus actividades dos días después para sumarse la huelga convocada por la Mesa por la Democracia, un grupo que reúne diversas entidades, sindicatos y las organizaciones de la sociedad civil catalana.

Por aquel entonces, el Barcelona emitió un breve comunicado en el que se confirmó que “ninguno de los equipos profesionales ni tampoco del deporte formativo del Barcelona se entrenarán en la Ciudad Deportiva”. Y Bartomeu compareció para justificar la postura. El presidente dio a entender que el compromiso del club con la causa secesionista condenando la labor policial, que calificó de “inadmisible”.

Estas últimas semanas, tanto Bartomeu como sus directivos se han posicionado a favor de los presos golpistas y también de Sandro Rosell, en prisión preventiva desde hace casi dos años. De hecho, el presidente del Barcelona, acompañado por el vicepresidente Jordi Cardoner y el directivo Pau Vilanova visitaron en Lledoners a los líderes golpistas encarcelados. El Barcelona ya no lo oculta: está con los golpistas.

Últimas noticias