Alimentos

¿Cuál es la diferencia entre mermelada y compota?

¿Cuál es la diferencia entre mermelada y compota?
Mermelada

Hay algunos alimentos que a simple vista no es fácil diferenciar unos de otros, como por ejemplo la mermelada y la compota. Es cierto que son muy similares, pero hay pequeñas diferencias entre ellos que es interesante conocer.

Mermelada y comporta

La mermelada es una elaboración que lleva existiendo desde hace siglos. Consiste en cocer fruta entera, triturada o troceada, a la que se le añade azúcar hasta obtener una textura espesa. Al menos un 30% del contenido debe ser fruta, y la proporción de azúcares tiene que oscilar entre el 40% y el 59%.

La compota es muy parecida a la mermelada ya que se prepara a partir de la cocción de fruta. La principal diferencia entre ambas elaboraciones es que en el caso de la compota el contenido en azúcares es inferior al 14%.

En lo que respecta a la textura, la mermelada es menos espesa que la confitura. Mientras, la confitura tiene una textura más homogénea y con menos grumos.

También existe la confitura, que es el resultado de la cocción con azúcar de la pulpa de la fruta. El producto acabado debe contener como mínimo un 35% de fruta y un 60% de azúcares.

¿Cuál es más saludable?

Tal y como indican los nutricionistas, la alternativa más saludable es la compota por una razón muy sencilla: es la que menos cantidad de azúcares tiene. Aún así, se recomienda que el consumo sea ocasional.

Trucos para hacer mermelada casera

Lo ideal es utilizar frutas que no estén demasiado verdes. Todas las frutas contienen pectina, aunque en algunas la cantidad es muy baja, como los higos o las fresas. A la hora de hacer mermelada de alguna de estas fresas, conviene añadir unas pieles de manzana para facilitar la coagulación. Luego, las pieles se pueden retirar una vez la cocción finalice.

La mermelada siempre hay que hacerla en una cazuela muy grande porque cuando se añade el azúcar suelta mucha agua. La forma más sencilla de que la mermelada está lista es poniendo una cucharada en un plato. Luego, hay que comprobar que, al enfriarse, al mover el plato la mermelada casi no se desplaza.

Una vez esté lista, la mermelada se envasa en tarros esterilizados, dejando unos dos centímetros entre la mermelada y el borde del tarro. Para conservarla durante más tiempo, hay que sellar las tapas al vacío al baño María.

Ahora ya conoces la diferencia entre mermelada y compota, y algunos trucos para preparar mermelada casera.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias