Escritores

Conoce a Octavio Paz a través de sus frases

Octavio Paz
El autor mexicano Octavio Paz fue un reconocido pensador del siglo XX.

En su obra destacan desde los trabajos dedicados a la poesía, la prosa, la novela y muchos otros. Descubrimos más de Octavio Paz con sus frases.

El autor mexicano Octavio Paz fue un reconocido pensador del siglo XX. Nacido en Ciudad de México en 1914, tuvo que vivir en Estados Unidos durante bastante tiempo.

En su obra destacan desde los trabajos dedicados a la poesía, la prosa, la novela y muchos otros. Descubrimos más de Octavio Paz con sus frases.

Vómito de palabras, purgación del idioma infecto, comido y recomido por unos dientes cariados, donde nadan trozos de todos los alimentos que nos dieron en la escuela y de todos los que, solos o en compañía, hemos masticado desde hace siglos.

Una sociedad poseída por el frenesí de producir más para consumir más tiende a convertir las ideas, los sentimientos, el arte, el amor, la amistad y las personas mismas en objetos de consumo.

Viejo o adolescente, criollo o mestizo, general, obrero o licenciado, el mexicano se me aparece como un ser que se encierra y se preserva: máscara el rostro y máscara la sonrisa.

Antes solo la muerte me había parecido tan rotunda tan totalmente ella misma, quizá porque en lo que llamamos vida hay siempre trozos y partículas de no-vida.

En la sexualidad, el placer sirve a la procreación; en los rituales eróticos el placer es un fin en sí mismo o tiene fines distintos a la procreación.

Las revoluciones del siglo XX fueron y son, justamente, el semillero de las democracias. Han sido una cruel respuesta de la historia de las predicciones de Marx: la revolución que acabaría con el Estado no sólo lo ha fortalecido sino que ha creado un grupo social que es, a un tiempo, su criatura y su propietario.

Mi madre, niña de mil años, madre del mundo, huérfana de mí, abnegada, feroz, obtusa, providente, jilguera, perra, hormiga, jabalina, carta de amor con faltas de lenguaje, mi madre: pan que yo cortaba con su propio cuchillo cada día.

La imagen del padre se bifurca en la dualidad de patriarca y de macho. El patriarca protege, es bueno, poderoso, sabio. El macho es el hombre terrible, el chingón, el padre que se ha ido, que ha abandonado a la mujer e hijos. La imagen de la autoridad mexicana se inspira en estos dos extremos: el Señor Presidente y el Caudillo.

Amar es combatir, es abrir puertas, dejar de ser fantasma con un número a perpetua condenado por un amo sin rostro.

 

Temas

Lo último en Curiosidades