Bebidas

Cómo se fabrica la cerveza sin alcohol

cerveza sin alcohol
La cerveza sin alcohol una opción cada vez más popular.

La cerveza sin alcohol, cada vez tiene más éxito. Conozcamos más sobre su proceso de fabricación

La cerveza sin alcohol, tanto si es por buscar un estilo de vida más sano, disminuir las calorías o por un motivo legal, ha ido penetrando en el mercado de forma progresiva hace tiempo y cada vez ha ido tomando más fuerza. Esto hace que nos preguntemos: ¿cómo es posible que una cerveza no tenga alcohol?

Si eres de los que quiere saber qué es lo que bebes cuando eliges una cerveza, vamos a explicarte la forma en la que se fabrica. Primeramente debemos saber que una cerveza sin alcohol son todas las que tienen una graduación alcohólica que sea menor a 1% en cuanto a su volumen de alcohol. A la hora de elaborarse se usan dos clases de métodos: uno es en el que se extrae el alcohol de la cerveza original y en el otro se produce un cuidadoso control de la fermentación.

Formas de fabricación 

En la primera opción, existen tres formas que son las más comunes:

  • Evaporación del alcohol: el alcohol se evapora a 78,4 °Cen una presión atmosférica normal, pero como una temperatura elevada puede llegar a afectar a la calidad de la cerveza, la presión varía, reduciendo la temperatura de evaporación del alcohol.
  • La rectificación del alcohol: es un método que usa los avances tecnológicos en los procesos de destilado, recuperación de su aroma y en la vaporización. Podemos resumir que aunque es un proceso térmico, la cerveza no pierde sus características en cuanto a sabor o aroma al extraer de ella el alcohol, pues se saca por evaporación.
  • La osmosis inversa: es un método que en ninguna forma afecta a la calidad de la cerveza como tal, tanto en sus aromas como en el valor nutricional, puesto que no implica un cambio de temperaturas. Lo que hace aquí es usar una membrana mediante la cual va pasando la cerveza y cómo se va aplicando presión, lo que hace es no dejar pasar algunos compuestos debido al peso molecular. Aquí es donde se queda el alcohol.

En el segundo método que se encarga del control del proceso de fermentación, podemos decir que se aplica de dos formas:

  • La primera busca detenerla fermentación alcohólica antes de que suceda en un 100%. Como todos los azúcares no fermentan, se obtiene una cantidad mínima del alcohol, pero con poca estabilidad. Debe mantenerse a una determinada temperatura para que se conserve y se esterilice químicamente.
  • La segunda lo que hace es producir la fermentación a una serie de temperaturas que no favorezcan el desarrollo de las levaduras como tal, por lo que van a producir menos alcohol. Aquí la cerveza presenta un sabor menos característico e incluso puede llegar a desarrollar olores no demasiado agradables por compuestos que se producen.

Últimas noticias