Un novedoso invento de Open Bionics

Las claves de Deus Ex, la prótesis basada en un videojuego

Deus EX
La prótesis de la que todo el mundo habla

Las nuevas tecnologías se han convertido en una auténtica mina de oro para el ámbito de la medicina. El avance de los tiempos y las nuevas prácticas a nivel tecnológico han permitido crear numerosos inventos que mejoran la vida de los pacientes y ayudan en el trabajo diario a millones de médicos de todo el mundo. Nanopartículas contra el cáncer, chips para mejorar la memoria, medicamentos en forma de código QR... Muchos son los inventos que hemos ido nombrando en las últimas semanas pero si hay uno que sorprende a por encima de todos es Deus Ex, la prótesis biónica creada a partir de un videojuego. Te lo contamos

Una prótesis diferente

Deus EX
Aspecto de la próteisis

La historia de las prótesis comienza en la antigüedad cuando nuestros antepasados utilizaban pequeños objetos de cuero y madera para sustituir algunos de dos de los pies. Con el paso de los años, el cirujano francés Ambroise Paré inventó en el siglo XVI la llamada "Petit Orrain", una mano mecánica que revolucionó el mundo de las prótesis. Sin embargo, la verdadera revolución llegó en el 2008 cuando Touch Bionics lanzó al mercado i-limb, la primera mano biónica de la historia. Ahora parece que todo vuelve a ser una revolución gracias a dos palábras: Deus Ex.

Deus EX
Instantánea del videojuego (Deus Ex)

La empresa tecnológica Open Bionics ha creado la que se considera la primera extremidad artificial basada en un famoso videojuego. Una creación apodada "brazo Jensen" y que se conoce con el mismo nombre del título del videojuego, Deus Ex. Cabe destacar que la fabricación de este material tiene origen en una impresión en 3D para la que se necesitó poco más de un mes. En conclusión, se trata de un brazo funcional creado por Daniel Melville que está inspirado en una etapa futurista en la que el caos reina en la Tierra. Una era en la que los humanos se sincronizan con las máquinas y donde las condiciones de vida son mucho más extremas que las actuales.

Lo último en Ciencia

Últimas noticias