Elecciones Cataluña 2021

La imputada y radical Laura Borràs será la candidata efectiva de Puigdemont a presidir la Generalitat

Laura Borràs está a la espera de apertura de juicio oral en el Tribunal Supremo por varios delitos de corrupción, que podría aplazarse si deja el Congreso

Borràs quiere dejar el Congreso y ser la nº 2 de Puigdemont para que su causa salga del Supremo

Junts per Catalunya ya tiene candidata a presidir la Generalitat. El partido fundado por el fugado Carles Puigdemont ha decidido, mediante un proceso de Primarias, que sea la imputada por corrupción y representante del ala más radical del partido Laura Borràs la persona que rivalice con el actual vicepresidente con funciones de presidente y cabeza de lista de Esquerra Republicana, Pere Aragonès, por el electorado separatista en los comicios del 14 de febrero.

Aunque inicialmente fueron tres los aspirantes que presentaron su candidatura a liderar la lista de Junts per Catalunya, tras la retirada de Jordi Farrés, los 5.128 afiliados de la formación independentista heredera de Convergencia han tenido que elegir entre el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, y la portavoz del grupo parlamentario en el Congreso y ganadora de la votación. Su arrolladora victoria ha sido posible gracias a su popularidad y a su radicalidad, únicamente comparable con la de Quim Torra, su principal valedor y a quien le ha agradecido su apoyo.

Borràs, que hasta hace pocos años no tenía relación con la política y que se sumó a las listas de Junts per Catalunya cuando la fue a buscar Carles Puigdemont, ha conseguido 2.954 votos frente a los 799 que ha sumado Calvet, representante del ala más moderada del partido y de la herencia de Convergencia, además de ser uno de los hombres de confianza del ex conseller encarcelado Josep Rull.

La participación en el primer proceso de Primarias para elegir el candidato de JXCat en unas elecciones, según ha informado la portavoz del partido, Elsa Artadi, al cerrar las urnas virtuales, ha sido de 3.898 personas del censo de 5.128 que tenía a 8 de noviembre. Eso supone, según Artadi, que el 76% de los afiliados a Junts han ejercido su derecho a voto.

Borràs, en su primer discurso como presidenciable de Junts per Catalunya, reitera su compromiso «para conseguir la independencia». La aún diputada en el Congreso celebra el proceso de Primarias que han celebrado, «con gran participación», que les permite «empezar a hacer historia para hacer la República que queremos y necesitamos».

La candidata de Junts pide «no tener que elegir entre gestión o independencia». «Ambas cosas son posibles», asegura, a la vez que pide «sumar» a todos los partidos separatistas para lograr «un gobierno nítidamente independentista». Su perfil, sin embargo, dificulta la reedición del acuerdo con Esquerra Republicana y acerca a JXCat más a la CUP. Según la candidata «la República catalana es la casa donde viviremos mejor, con más justicia».

Con su victoria, asegura Laura Borràs, «ha ganado la democracia». La próxima cabeza de cartel de Junts afirma que «ahora empieza todo» de cara a las elecciones catalanas que se celebrarán el segundo domingo de febrero. La ex consellera de Cultura podría convertirse, si los electores lo desean, en la primera presidenta de la Generalitat.

Lo que está por ver, aún, es si en la foto de los carteles electorales aparecerá su foto o la de Carles Puigdemont. Aunque el eurodiputado ya ha dejado claro que no optaría a presidir el Govern, a diferencia de lo que prometió en los últimos comicios, fuentes de su entorno consultadas por este periódico no descartan que pueda encabezar la candidatura con Borràs de dos y candidata efectiva.

Imputada en el Tribunal Supremo

Borràs está imputada por el Tribunal Supremo por haber amañado, presuntamente, varios contratos en su etapa al frente del Institut de les Lletres Catalanes. En concreto los Mossos y la juez instructora tienen en el punto de mira tres contratos concedidos por Borràs a dedo un informático amigo suyo. El valor de esos tres contratos asciende a un total de 45.550 euros.

Tal como avanzó OKDIARIO el pasado mes de julio la portavoz en el Congreso busca con este movimiento de encabezar la candidatura de Junts per Catalunya a las elecciones al Parlament dilatar su situación judicial por los diferentes delitos de corrupción que le imputan los tribunales.

Al dejar su acta en el Congreso, Borràs obligará al Tribunal Supremo a devolver su caso a un juzgado ordinario, entre que deja de ser diputada en las Cortes y es elegida en la cámara catalana. Posteriormente sería el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña el que volvería a instruir su causa.

Ese plazo, aseguran en su entorno, permitirá dilatar una causa que consideran «injusta». Tras aceptar el Congreso de los Diputados el suplicatorio que solicitó el alto tribunal, por su condición de aforada, su defensa, ejercida por Gonzalo Boye, aseguró que si era juzgada por el Supremo «no tendría un juicio justo».

Tanto sus letrados como las personas más cercanas a Borràs consideran que, si es juzgada en un tribunal catalán, «lo más seguro es que no sea condenada». Si tras las elecciones es elegida jefa del Ejecutivo catalán por el Parlament, seguramente, tendrá que acudir al juicio por los delitos de corrupción que se le imputan en condición de presidenta de la Generalitat.

Lo último en España

Últimas noticias