Cuidados del bebé

El recién nacido gira la cabeza solo hacia un lado: ¿Cuándo preocuparse?

recién nacido cabeza
Por qué el recién nacido sólo gira la cabeza hacia un lado

Si te das cuenta de que el niño siempre mantiene la cabeza girada hacia el mismo lado y se resiste a girar el cuello hacia el lado opuesto, seguramente estarás preocupado o te preguntarás por qué sucede. Por ello, queremos explicaros con detalle, cuáles suelen ser las causas cuándo el recién nacido gira la cabeza sólo hacia un lado y cuándo debemos preocuparnos.

Recién nacido gira la cabeza hacia un lado

Algunos niños tienden a inclinar siempre la cabeza hacia el mismo lado, tal vez cuando están acostados o en brazos. Si esto sucede de vez en cuando, puede ser solo un hábito que no debe preocupar: solo debe corregirse gradualmente para evitar que se produzca un aplastamiento en el lado de la cabeza que se coloca con más frecuencia.

Si por el contrario, nos damos cuenta de que tanto en posición tumbada como en brazos, el niño gira la cabeza sólo hacia un lado y parece incapaz de girarla hacia el otro lado, debemos derivar el asunto al pediatra. Una visita disipará cualquier duda.

Hay tres causas principales de este comportamiento:

  • tortícolis infantil (tortícolis miogénica);
  • rigidez de nuca adquirida;
  • síndrome de Klippel-Feil.

Tortícolis miogénica

Es una anomalía congénita provocada por una afectación del músculo esternocleidomastoideo , el que garantiza la correcta inclinación de la cabeza hacia abajo, en edad uterina. ¿Por qué sucede? Se produce una especie de nudo en las fibras musculares que hace que el músculo sea más corto de un lado que del otro y obviamente hace que la cabeza se incline en la dirección del músculo corto. La tortícolis congénita es más común en los bebés de nalgas porque el deterioro del músculo esternocleidomastoideo es causado por el espacio estrecho del útero y por la posición del feto. Este problema generalmente se diagnostica en las primeras semanas de vida porque el pediatra notará una especie de bulto en el cuello, del lado corto.

Rigidez de nuca adquirida

Esta forma de tortícolis suele ser el resultado de un parto difícil , pero se puede tratar con eficacia.

Síndrome de Klippel-Feil

Es una enfermedad rara que afecta a uno de cada 40.000 recién nacidos en todo el mundo. La dificultad para mover el cuello es causada por la fusión de dos o más vértebras cervicales . También se caracteriza por otros signos físicos (como una línea de nacimiento del cabello particularmente baja o un cuello muy corto).

Cuando preocuparse

La tortícolis adquirida no siempre se diagnostica rápidamente y algunos signos pueden hacernos sospechar, sobre todo cuando el niño empieza a tener más control del cuello y la cabeza.

  • El niño empieza a desarrollar plagiocefalia , de ahí la cabeza plana, de un lado de la cara o cabeza (esto pasa porque siempre pone la cabeza en la misma posición);
  • el niño inclina la cabeza hacia un lado y sostiene la barbilla hacia el lado opuesto;
  • el niño no puede girar la cabeza de un lado a otro;
  • notamos la presencia de un bulto en un lado del cuello.

Remedios y consejos

Los remedios dependen del tipo de tortícolis que necesitemos resolver.

El tratamiento es el mismo tanto para la tortícolis congénita como para la adquirida y consiste en una serie de sencillos ejercicios de estiramiento que se necesitan pero no siempre es fácil para los padres realizarlos por miedo a lastimar al niño o no estar a la altura. Por ello, el pediatra suele prescribir una serie de sesiones de un fisioterapeuta especializado en pediatría.

Por lo general, una vez que se inician el tratamiento y los ejercicios de estiramiento, la mayoría de los bebés mejoran en 6 meses.

También podemos hacer otras cosas, en casa, para estimular al niño a mover el cuello incluso del lado corto:

  • pon algunos juguetes en el lado donde no giras;
    haz pequeños ejercicios con la cabeza para acostumbrar al niño a girar el cuello;
  • si el pediatra lo recomienda, coloca al bebé boca abajo para permitir el fortalecimiento de los músculos del cuello.

Para la mayoría de los niños, la rigidez en el cuello no es dolorosa, pero debe tratarse a tiempo para prevenir problemas a largo plazo, como:

  • menos control de la cabeza,
  • retraso en caminar,
  • mal equilibrio,
  • problemas de alimentación

Lo último en Bebés

Últimas noticias