Salud

A qué edad se empieza a nadar

A qué edad se empieza a nadar
Descubre la edad a la que es ideal que los niños empiecen a nadar

A todos los niños o a la mayoría de ellos les encanta nadar o mejor dicho meterse en el agua. De hecho, existen cursillos para bebés y son muchas madres y padres las que no dudan en meterse en el agua de la piscina con sus hijos para que disfruten del agua y de alguna manera no se rompo del todo esa sensación que el bebé tenía estando dentro del saco amniótico, sin embargo una cosa es meter al bebé en el agua o incluso que flote en ella y otra es nadar, de modo que os hablamos ahora de los beneficios de hacer esto en el caso de los niños y también, desvelamos la duda sobre a qué edad se empieza a nadar.

A qué edad se empieza a nadar

El agua tiene innumerables beneficios para los niños, al margen de que les divierta, pero siempre que vemos un vídeo en el que aparece un bebé aprendiendo a nadar nos preguntamos ¿es posible que siendo tan pequeños sean capaces de nadar? ¿A qué edad pueden los niños empezar a nadar?.

Si lo pensamos, y si hacemos caso a lo que suelen recomendar los expertos, es mejor que los niños aprendan a nadar cuanto antes, ya que en realidad, han pasado nueve meses en un estado acuático (debido al líquido amniótico) dentro de la barriga de la madre, de modo que para ellos, es un entorno que de alguna manera conocen o reconocen, pero ¿puede un bebe recién nacido meterse dentro de una piscina?.

Lo aconsejable y recomendable es esperar como mínimo a que el niño o niña tenga al menos cuatro meses, ya que será cuando el niño comience a ser capaz de regular en cierta medida su temperatura corporal. Además debemos asegurarnos que el agua de la piscina esté en una temperatura de al menos 30 ºC y que el bebé siempre esté acompañado del padre o madre o de un monitor o monitora que le ayude a flotar en todo momento.

El objetivo de que los niños aprendan a nadar de pequeños es que puedan desarrollar su capacidad dentro del agua a través del juego, dado que la natación aumenta la autoconfianza y también fortalece el sistema cardiovascular y los sistemas respiratorio y esquelético. Pero debemos tener en cuenta algo que es importante y que muchos padres desconocen o pasan por alto. Cuando el niño o niña es un bebé puede aprender a mantenerse a flote dentro del agua, pero esto no quiere decir que sea durante este periodo cuando aprenda a nadar. De hecho, le será del todo imposible ponerse a dar brazadas y nadar debido precisamente a su corta edad.

La edad en la que ‘realmente’ empiezan a nadar

No es hasta que el niño o niña cumple los cuatro años cuando realmente podemos decir que será capaz de aprender a nadar, ya que es a partir de esta edad cuando su cuerpo ya tiene desarrollados su capacidad física y motora para poder no solo permanecer a flote dentro del agua, sino también moverse y nadar.

Es de hecho a partir de los cuatro o cinco años, cuando podemos apuntar a nuestro hijo o hija a un curso de natación donde no tendremos que estar con ellos dentro del agua, sino que será el instructor quien le guíe dentro del agua y de este modo, poder abordar las técnicas de natación, pero siempre a través del juego o a través de movimientos y ejercicios que sean fáciles para el niño o niño. Y en el caso de que queramos que nuestros hijos se inicien realmente en el mundo de la natación y compitan, será bueno que consultemos al instructor o instructora, pero lo cierto es que la edad que se suele recomendar para comenzar esta etapa, es a partir de los 8 años.

¿Por qué es importante aprender a nadar?

Ya sabemos que a partir de los 4-5 años tu hijo o hija ya podrá comenzar a aprender a nadar algo que por otro lado está lleno de beneficios principalmente debido al hecho de que queramos evitar que el niño o niña sufra riesgo de ahogamiento, tanto en la infancia como en la edad adulta. Es innegable que saber nadar te permite gestionar tu presencia en el agua de forma más segura.

La segunda motivación, pero no de menor importancia, está dada por el deseo de favorecer un crecimiento físico armónico del propio hijo . No es sólo la sociedad actual la que empuja a las masas en busca de la belleza, sino también la búsqueda de la salud y la buena forma física (entre las más comunes evitar las patologías posturales y la obesidad).

A continuación, hay muchas razones importantes que les hacen elegir un curso de natación para sus hijos: desde la necesidad de socializar , pasando por inspirarse en los ejemplos positivos de los campeones de natación, hasta el deseo de abrazar una actividad competitiva desde una edad temprana.

Todas razones válidas, siempre y cuando nunca olvidemos que la enseñanza de los niños pasa siempre por momentos lúdicos y divertidos . Por eso nadar nunca debe ser una obligación, sino un momento de placer para compartir con el monitor y con los compañeros .

Los beneficios de nadar

Ya hemos mencionado los beneficios de la natación para los niños , aquí tienes una lista de los beneficios de practicar este deporte a una edad temprana:

  • Favorece el correcto desarrollo físico: Al nadar hacemos que trabajen todos los músculos del cuerpo tanto de brazos y piernas como abdominales. El sistema óseo funciona en condiciones de ingravidez con un bajo riesgo de lesión y desgaste, y las articulaciones también se benefician de ello.
  • Se desarrolla la coordinación de movimientos y respiración.
  • El sistema cardiovascular se fortalece.
  • Se combate la obesidad y favorece el control del peso.
  • Favorece el correcto desarrollo cognitivo,Los estímulos que proporciona el medio acuático son útiles para el cuerpo y el cerebro. Esto es especialmente cierto para los niños de 4 años , pero también después de mejorar las habilidades de coordinación, escucha y aprendizaje.
  • Favorece el desarrollo de la autoestima. Un niño que logra sus objetivos es naturalmente llevado a creer más en sus propias habilidades ya no derrumbarse ante las dificultades.
  • Favorece el desarrollo de superación. La natación es un deporte que requiere fuerza de voluntad y espíritu de sacrificio, estos dos ingredientes son las mejores herramientas para una correcta percepción de uno mismo.
  • Promueve el bienestar Socializar con compañeros, liberar el estrés y la tensión permite que los niños tengan una vida pacífica y plena.

Tus hijos se van beneficiar muchísimo del hecho de aprender a nadar sumando además el factor diversión dado que el agua es para ellos motivación suficiente para querer meterse y pasarlo bien.

Lo último en Bebés

Últimas noticias