Embarazo

Picor en el embarazo: Causas y cuándo hay que preocuparse

Descubre todo sobre los picores en el embarazo, cuáles son las causas para sentir ese picor constante y cuándo hay que preocuparse.

picores en el embarazo
Descubre cuáles son las causas y cuándo preocuparse por los picores en el embarazo

Sentir ciertos picores en el embarazo, en especial en la zona de la tripa, es algo de lo más normal, pero quizás tengamos que estar alerta en el caso de que el problema vaya a más. Veamos a continuación todo sobre el picor en el embarazo: Causas y cuándo hay que preocuparse.

Picores en el embarazo

picores en el embarazo

Durante el tercer trimestre, muchas son las mujeres que sienten ciertos picores en la zona del abdomen. Por lo general, es una condición fisiológica y, además de un poco de molestia, no causa problemas. Solo en raras ocasiones la picazón puede ser un signo de otras enfermedades: en estos casos, generalmente afecta a otras partes del cuerpo o se acompaña de erupciones cutáneas .

Causas

En la gran mayoría de los casos, la picazón aparece en el tercer trimestre, cuando la barriga comienza a aumentar significativamente en volumen y la piel se estira y tiende a secarse . Es por eso que generalmente se siente picor en la barriga, algo que es normal y que además, puede afectar los muslos y las caderas.

Cómo aliviarlo

Lo primero que debe hacer es evitar rascarte , ya que las microlesiones por rascado a su vez crean picazón. Otra cosa que debes hacer es evaluar si se ha desarrollado una intolerancia o alergia a algún producto, como cremas o aceites, que tal vez se esté aplicando en el abdomen, por ejemplo, para reducir el riesgo de estrías. Para comprobar si esto es así, bastará con dejar de usar el producto y ver si la picazón ha disminuído.

Para aliviarlo el picor, puedes usar cremas hidratantes y emolientes , que tal vez contengan mentol, o también, aquellas que sean específicas para pieles sensibles.

Por otro lado, también será bueno evitar el contacto con la ropa sintética y elegir mejor fibras transpirables naturales.

Cuándo preocuparse 

La picazón en el embarazo no implica ningún riesgo para la madre o el bebé, pero siempre vale la pena hablar con el médico, incluso cuando lo sientas como un síntoma leve, para asegurarse de que no está asociada con otras enfermedades.

En algunos casos, de hecho, puede ser un síntoma de otras afecciones , dermatológicas o de otra naturaleza, que pueden dar lugar a complicaciones obstétricas. Ciertamente, se debe consultar al médico si la picazón es intensa y afecta a otras partes del cuerpo además del abdomen, y si va acompañada de una erupción cutánea .

Cuando no es una condición fisiológica, la picazón en el embarazo puede depender de ciertas enfermedades en particular. Entre estas:

  • Colestasis del embarazo: Es una enfermedad del hígado que afecta aproximadamente al 1-2% de las mujeres embarazadas y que, si se descuida, también puede causar complicaciones graves al bebé . Ocurre al final del segundo o al comienzo del tercer trimestre del embarazo y el síntoma típico es una picazón muy intensa en la piel: primero la de las manos y los pies, luego gradualmente todo el cuerpo. Las mujeres con colestasis son monitoreadas cuidadosamente durante el embarazo y el parto generalmente está programado para las 37 semanas.
  • Erupciones atópicas del embarazo: El término se refiere a formas de eccema con picazón que generalmente ocurren en el primer o segundo trimestre del embarazo , en mujeres que tienen antecedentes personales de dermatitis atópica, a pesar de que no la sufren desde la infancia. Por molesto que sea, no implica riesgos para el embarazo, la madre y el bebé.
  • PUPPP: Es una urticaria bastante rara que se manifiesta con la aparición de placas y pápulas con picazón, típicamente en el abdomen, las nalgas y los muslos . Por lo general, afecta el primer embarazo pero no el siguiente y no es peligroso para la madre o el feto.
  • Penfigoide gestacional: Enfermedad muy rara (un caso por cada 10,000 embarazos) con base autoinmune. Comienza con un picor intenso seguido de la aparición de lesiones cutáneas características (placas, pápulas), que eventualmente se convierten en burbujas. Puede estar asociada con riesgos para el bebé, especialmente el parto prematuro y el bajo peso al nacer . Dado que los autoanticuerpos producidos por la madre pasan a través de la placenta, el bebé también puede verse afectado, pero de forma leve y temporal.

Lo último en Bebés

Últimas noticias