Mastitis. Todo lo que necesitas saber

Mastitis. Todo lo que necesitas saber
mastitis-1

Una inflamación de las glándulas mamarias. Así es como se puede definir a la mastitis, que muchas mujeres sufren durante lo que es la lactancia materna y que otras ya tienen que padecerla en el periodo de gestación. Precisamente en este artículo vamos a centrarnos en esa complicación para que así cualquier embarazada o mamá pueda afrontarla de la mejor manera posible.

Tipos de mastitis

Como ya hemos apuntado, lo primero y más importante que hay que saber al respecto es que hay dos tipos de mastitis:

  • Puerperal, que es la que se produce en relación a la lactancia materna.

  • No puerperal, que es la que tiene lugar sin que esté asociada a lo que es el proceso de amamantamiento del bebé.

No obstante, también es habitual que se hable de otros dos tipos de inflamación, que se la clasifique así:

  • La mastitis infecciosa, que es la que se produce como consecuencia de una infección bacteriana.

  • La mastitis no infecciosa, que tiene lugar por culpa de que la leche materna se queda dentro del pecho porque tiene algún conducto que se encuentra obstruido.

mastitis-2

Causas

A la hora de poder conocer qué causa esa citada inflamación de las glándulas mamarias podemos determinar que son varias las razones que la originan de manera más frecuente:

  • En el caso de la citada mastitis no infecciosa, la misma se puede producir porque el bebé no succiona correctamente el pecho, porque no se agarra de la manera adecuada o sencillamente porque es alimentado con muy poca frecuencia. No obstante, también se considera que puede provocarla el hecho de que la mujer luzca ropa demasiado ajustada que lo que hace es provocar presión sobre el pecho.

  • Puede ser originada por una causa bacteriana, como sería el conocido como Staphylococcus aureus.

  • Otras de las causas es que la mujer cuente con grietas y fisuras en los pezones que se convierten en el conducto que utilizan algunos gérmenes para introducirse en el tejido mamario.

  • De la misma manera, tampoco hay que olvidar que otro motivo de su aparición puede ser que exista alguna anomalía en los senos de la mujer.

  • Por último, hay que destacar que también se puede producir porque la fémina, debido a la prolactina, tiene una producción excesiva de leche que acaba obstruyendo sus senos.

Síntomas

Al igual que son muchas y variadas las causas que pueden llevar a que la mastitis haga acto de aparición, también son numerosos los síntomas que van asociados a la misma y que puede sufrir la mujer. No obstante, estos son los más frecuentes:

  • Malestar general.

  • Endurecimiento del pecho, que se puede hacer visible a través de algún bulto.

  • Enrojecimiento de los senos, especialmente de lo que sería la zona alrededor de los pezones.

  • Fiebre alta.

  • Senos demasiado sensibles al tacto.

  • Estrías de color rojo en los pechos.

  • Náuseas y vómitos.

  • Dolores de tipo muscular.

mastitis-3

Tratamiento

De manera indiscutible, cuando sufre cualquiera de estas situaciones, es necesario que la mujer acuda a su médico para que este pueda realizar el diagnóstico adecuado, tras una exploración, y así, en caso de afirmar que sí sufre mastitis, determinar el tratamiento más adecuado. En este caso, en base a la gravedad del caso apostará por tomar unas medidas u otras:

  • Si la infección es notable, por regla general, determinará la necesidad de tener que recurrir al uso de antibióticos.

  • Si tiene fiebre, podrá indicarle que tome paracetamol o ibuprofeno.

  • Además de todo eso, realizará indicaciones que aliviarán las molestias de la mujer y facilitarán la alimentación del bebé, tales como estas: habrá que darle de comer al niño de manera más frecuente, la mamá deberá colocarse compresas calientes en los pechos, cuando le esté amamantando es recomendable que se dé masajes en los pechos para facilitar la salida de la leche, debe tomar medidas para que se agarre convenientemente…

Medidas de prevención

mastitis-4

Si importante es saber qué hacer para poder hacerle frente a esa inflamación de las glándulas mamarias, más aún si cabe es cómo actuar para poder evitarla. En este caso, entre las medidas de prevención más habituales que puede tomar la mujer destacaríamos las siguientes:

  • Debe evitar llevar ropa muy ajustada, especialmente el sujetador.

  • Es importante que beba mucho líquido.

  • Es imprescindible que descanse adecuadamente.

  • Tiene que colocar al bebé en la postura idónea para que pueda succionar de la forma correcta.

  • Debe darle de comer de manera más frecuente.

  • En el caso de que el niño no consiga sacar demasiada leche, será necesario que recurra a la utilización de un sacaleches.

  • Si hay grietas en los pezones, es recomendable recurrir al uso de pezoneras, para que así la boca del pequeño no esté directamente en contacto con esas zonas de los pechos.

  • En el caso de que se vea que el pequeño tiene algún tipo de afta en la boca, hay que evitar darle el pecho de forma directa porque esa situación se puede transformar en una infección. En ese caso emplear pezoneras o consultarle directamente al médico.

Lo último en Bebés

Últimas noticias