Parto

Istmocele, qué es y cuáles son sus consecuencias

El istmocele corresponde a una cicatrización defectuosa tras un parto por cesárea. Descubre cuáles son los síntomas y qué riesgos tiene para la mujer.

istmocele
Qué es el istmocele y qué consecuencias tiene

El istmocele, es una complicación que puede surgir a raíz de una cesárea. En concreto, hace referencia a una cicatrización defectuosa tras un parto por cesárea que puede provocar diversas complicaciones para la mujer, de modo que os explicamos con detalle qué es un istmocele y cuáles son sus consecuencias.

Como ocurre con cualquier otro parto, realizar una cesárea también puede derivar en ciertas complicaciones, y una de estas es el istmocele que aunque se sabe diagnosticar, y tiene tratamiento, sigue siendo un misterio para los ginecólogos con respecto a cuál es la causa de su aparición.

¿Qué es el istmocele?

istmocele

El istmocele es una de las posibles consecuencias después de una cesárea . Específicamente, es una patología cicatricial , que se puede notar durante un chequeo ginecológico de rutina.

El nombre para esta complicación se debe al lugar en el que se forma, es decir, entre el canal del cuello uterino y el orificio uterino interno, también llamado istmo .

A través de una ecografía, es posible ver como resalta una bolsa de color oscuro donde se puede acumular la sangre menstrual , lo que posteriormente causará pérdidas atípicas y sospechosas y, en algunos casos, dolores al nivel donde se ubica la cicatriz que queda tras someterse a una cesárea de modo que se considera una complicación «tardía» tras esta intervención.

Las causas del istmocele

Las causas del istmocele siguen siendo una fuente de estudio. Por esta razón, precisamente porque no se sabe por qué se forma una bolsa interna de una entidad diferente y más o menos problemática, es importante investigar y no subestimar esta complicación.

Por lo que se sabe hasta la fecha, es un defecto de cicatrización del corte realizado para la cesárea. Por esta razón, algunos ginecólogos y expertos estudian si quizás no debería realizarse otro tipo de corte a la hora de practicar una cesárea, o dar con un método quirúrgico diferente al convencional.

En los últimos años, la cirugía ha progresado mucho y, en comparación con las cicatrices del pasado , que eran muy grandes y claramente visibles, las de hoy son pequeñas y prácticamente ocultas. Obviamente, sin embargo, todo esto todavía no es suficiente.

Síntomas y diagnóstico del istmocele

El istmocele puede ser asintomático , por lo que la mujer puede no notar que tiene un «problema» interno a la altura de la cesárea. Sin embargo, con mayor frecuencia, el trastorno implica hipermenorrea , dismenorrea , dolor pélvico y molestias durante las relaciones sexuales.

En el caso de que se haya producido un istmocele, es habitual que haya una pérdida de sangre unos días después del final del ciclo menstrual normal.

Estas pérdidas de sangre, también conocidas como sangrado uterino anormal en el período posmenstrual ( PAUB ), serán de color rojo oscuro-negruzco y tendrán un mal olor. Básicamente, la sangre menstrual se acumulará en la bolsa y será expulsada gradualmente. Su presencia dentro del istmocele puede causar inflamación .

El istmocele se diagnostica a través de una ecografía transvaginal, que resaltará la presencia de la bolsa.

Cómo se debe tratar

Una vez que se haya diagnosticado que la mujer tiene esta complicación en su cicatriz post-cesárea, el ginecólogo deberá analizar como es el istmocele  en particular y decidirá qué terapia recomendar. Si el istmocele es de tamaño leve o mediano, la cura será farmacológica .

Lo más probable es que el médico recomiende tomar la píldora de estrógeno-progestágeno , mejor conocida como la píldora anticonceptiva . Esto ayudará a regular el flujo , para evitar el estancamiento de la sangre menstrual en el istmocele, para que pueda sanar.

En los casos más graves, se puede recurrir a la práctica quirúrgica. Generalmente está destinada a una histeroscopia operativa .

Cuáles son los riesgos y consecuencias

La presencia de istmocele puede ir acompañado de dolor pélvico suprapúbico recurrente que además, empeora, así como embarazos cervicales localizados en el sitio de la cicatriz y esterilidad secundaria.

La infertilidad secundaria es quizás la consecuencia más conocida y la que genera importantes dudas en mujeres con istmocele. Esto puede suceder porque la presencia de residuos de sangre en el cuello uterino puede interferir con la calidad del moco, lo que dificulta el paso de los espermatozoides a lo largo del canal cervical y determina la endometritis secundaria a nivel endocavitario.

Entre las otras consecuencias y posibles riesgos , relacionados con cada uno de los casos, encontramos:

  • Embarazo ectópico , es decir, fuera de la ubicación normal de la cavidad uterina;
  • Placenta previa.
  • Ruptura del útero.
  • A todo esto se pueden agregar patologías adicionales , que incluyen endometriosis, adenomiosis y posible formación de abscesos.

Lo último en Bebés

Últimas noticias