Cuidados del bebé

Cómo proteger al bebé de los peligros de casa

Puertas ,electrodomésticos, cables o muebles suponen un peligro para los bebés en casa. Veamos entonces cómo proteger al bebé de todos esos riesgos.

proteger al bebé
Consejos para proteger al bebé en casa

Tener un bebé supone el que tengamos que extremar las precauciones de seguridad en casa. Puede que durante los tres primeros meses no pensemos en que un enchufe o una ventana suponen un riesgo para la vida del bebé, pero en cuanto comience a gatear y luego a caminar, y sobre todo, cuando llegue la fase oral, tendremos que tener mucho cuidado. Veamos entonces algunos consejos para proteger al bebé de los peligros de casa.

Cómo proteger al bebé de los peligros de casa

proteger al bebe

Tal vez no nos demos cuenta, pero nuestra casa, vista desde la perspectiva de un niño, puede aparecer como un laberinto lleno de atracciones peligrosas a las que (por curiosidad) querer enfrentarse. Reevaluando la percepción de los espacios desde esta perspectiva, es evidente que cada habitación de la casa supone una serie de riesgos, de los que evidentemente debemos proteger al bebé.

La atención constante de los padres será sin duda la precaución más efectiva que se puede tomar, pero hemos de tener también en cuenta que cada entorno debe ser evaluado con el fin de poder proteger al bebé ante los muchos peligros en el hogar.

La cocina

Tradicionalmente, la cocina es el lugar más crítico en el hogar porque está llena de utensilios y muebles de todo tipo: gas, bombonas, cuchillos, vasos y platos.

Para proteger al bebé debemos procurar tenerlo fuera de la cocina mientras cocinamos, y en especial alejado del horno, ya que este es un electrodoméstico que no debe subestimarse, especialmente cuando está en funcionamiento.

No dejes recipientes calientes en el borde de la encimera para evitar que el niño los derrame, y tampoco esponjas o detergentes, que podrían introducirse sin pensarlo en la boca. Asegúrate además de cerrar todos los cajones y armarios, pero también las puertas del lavavajillas, refrigerador, congelador y horno, para que el pequeño no se deslice dentro.

La despensa

La despensa es el lugar donde se almacenan los productos del hogar o las necesidades básicas, pero también los suministros para los que no hay lugar en la cocina. Es bueno, en primer lugar, separar los productos alimenticios de los productos de limpieza. Estos últimos, en particular, son los productos más peligrosos para los niños, víctimas frecuentes de intoxicaciones por ingestión de sustancias tóxicas.

Los detergentes deben almacenarse en armarios separados, fuera del alcance de los niños, y almacenarse junto con productos similares (inflamables con inflamables, repelentes con repelentes, etc.) para evitar errores en la extracción del producto y su posterior uso correcto. En caso de ingestión, es bueno tratar de identificar la sustancia ingerida y determinar la cantidad, conservar el recipiente e inmediatamente llamar al 112.

El salón o sala de estar

El salón suele ser un espacio lleno de muebles y particularmente con picos o cantos con los que el bebé se puede golpea en cuanto empiece a gatear. Los debemos cubrir entonces con un poco de espuma, además de fijar todos aquellos muebles que veamos que tienen poca estabilidad.

No nos olvidemos de la tecnología, con todos sus cables dispersos en el suelo,la cual representa un grave peligro para aquellos bebés que aman gatear y explorar. Intenta ocultar cualquier cable.

El vidrio, el material por excelencia de vitrinas y mesas, debe evitarse y reemplazarse con cristal, preferiblemente con parachoques en las esquinas.

Incluso las puertas y ventanas, por el mismo principio, deben ser inastillables. Finalmente, las alfombras, adornos tan preciosos como peligrosos, deben elegirse en la versión antideslizante.

El dormitorio

El dormitorio sigue las mismas reglas que la sala de estar de modo que será bueno asegurar los muebles en el espacio. Para las mantas y materiales de tela presentes, es bueno optar por material totalmente incombustible y no tóxico.

Además, será bueno cubrir los enchufes eléctricos, y se recomienda que en caso de tener un dormitorio con cerradura, no dejemos nunca la llave puesta no vaya a ser que el niño se quede encerrado.

Los juguetes de los niños deben colocarse de manera ordenada donde los bebés los puedan coger fácilmente, sin sentir la necesidad de subirse a las sillas y las estanterías para tratar de alcanzarlos.

Precauciones importantes

Al margen de procurar proteger al bebé de forma específica en función de cada estancia de la casa, es importante tener en cuenta además, precauciones importantes como cubrir los enchufes eléctricos.

En cuanto a los cables, debemos taparlos con una regleta equipada con una cubierta y un interruptor de seguridad.

Además, asegura el cierre del inodoro, para evitar cualquier posible caída del bebé o para evitar que el bebé arroje objetos que puedan obstruirlo. En cualquier caso, elegir mantener la puerta del lavabo siempre cerrada es la mejor solución.

Riesgos comunes

Entre los riesgos más comunes y los accidentes más frecuentes está el de las puertas, con las que los pequeños a menudo se pillan los dedos. Para evitar esto puedes optar por dejar las puertas abiertas o poner un freno para aquellos que se cierran nada más abrirlas.

Las esquinas y los bordes deben estar asegurados con protecciones especiales que se aplican directamente sobre los muebles del hogar. También es bueno elegir instalar detectores de humo que puedan alertar a los habitantes de la casa en caso de incendio y, por la misma razón, siempre es bueno tener un extintor de incendios listo para usar y una primera caja en la casa. rescate bien surtido y ordenado.

Por último, no estará de más instalar una pequeña barrera o valla para que los bebés no puedan pasar a según que estancias de la casa o también por si tenemos escaleras y no queremos que se caigan por estas.

Lo último en Bebés

Últimas noticias