Cuidados del bebé

Cómo asegurar tu casa para la llegada de un bebé

La llegada de los niños representa un cambio radical que involucra también al espacio doméstico. Preparar la casa significa ante todo hacer más segura y tranquila la vida familiar.

¿Cuáles son los mayores peligros ocultos en el hogar para los bebés?

Barrera de seguridad para niños: 6 buenas razones

Consejos de seguridad para bebés: de 6 a 12 meses

Niños: Cuáles son los accidentes domésticos más comunes

asegurar casa bebé
Descubre las pautas de seguridad para aplicar en casa cuando tenemos un bebé

Si ya de por sí la llegada de un bebé trastoca todo lo establecido en el hogar, especialmente los horarios, no podemos olvidarnos de lo importante resulta proteger bien algunas zonas con el fin de que el pequeño no se haga daño o sea víctima de un accidente doméstico a medida que va creciendo. En estos casos además es mejor estar preparado incluso antes de que el bebé comience a gatear o a dar sus primeros pasos. Conozcamos entonces qué debemos hacer para asegurar la casa para la llegada de un bebé.

Cómo asegurar tu casa con un bebé

Tener un bebé supone el que tengamos que extremar las precauciones de seguridad en casa. Puede que durante los tres primeros meses no pensemos en que un enchufe o una ventana suponen un riesgo para la vida del bebé, pero en cuanto comience a gatear y luego a caminar, y sobre todo, cuando llegue la fase oral, tendremos que tener mucho cuidado. Veamos entonces algunos consejos para asegurar la casa con un bebé.

Tal vez no nos demos cuenta, pero nuestra casa, vista desde la perspectiva de un niño, puede aparecer como un laberinto lleno de atracciones peligrosas a las que (por curiosidad) querer enfrentarse. Reevaluando la percepción de los espacios desde esta perspectiva, es evidente que cada habitación de la casa supone una serie de riesgos, de los que evidentemente debemos proteger al bebé.

La atención constante de los padres será sin duda la precaución más efectiva que se puede tomar, pero hemos de tener también en cuenta que cada entorno debe ser evaluado con el fin de poder proteger al bebé ante los muchos peligros en el hogar.

En el dormitorio

Durante la primera infancia, cuando los recién nacidos necesitan el máximo cuidado por parte de sus padres, lo primero que se debe hacer es equipar la habitación con aquellas precauciones que puedan garantizar la máxima protección de los pequeños . El primer paso es hacerlos dormir en una cama con un colchón no tóxico y parachoques con lados de al menos 80 cm de altura y un espacio entre las barras de no más de 6-8 cm. Muy útil y tranquilizador para los padres que quieren vigilar siempre el sueño de sus hijos, no nos podemos olvidar de los vigilabebés para colocar cerca de la cuna.

En los primeros además, el cambiador es imprescindible: está bien que tenga los bordes altos y que todo lo necesario para cada cambio de pañal esté a mano, para no dejar a los bebés desatendidos. En su dormitorio, donde a medida que crezcan pasarán cada vez más tiempo solos absortos en sus juegos, también es útil instalar redes de seguridad en las ventanas . Aquí, como en todas partes de la casa, los enchufes deben estar equipados con cubiertas especiales para enchufes.

En la cocina

Es el lugar que más atrae a los niños mayores, a quienes muchas veces les encanta jugar en la cocina imaginando que son pequeños chefs. Nunca se les debe dejar solos, especialmente en presencia de llamas abiertas y ollas sobre el fuego ; También es importante recordar no dejar desatendidos electrodomésticos como batidoras y procesadores de verduras y guardar los cuchillos y objetos con hojas y puntas fuera de su alcance .

Alternativamente, se pueden utilizar sistemas de cierre para puertas y cajones. Es importante que el cristal del horno esté termoaislado , para que los más pequeños no corran el riesgo de quemarse al pasar. La cocina es también el lugar utilizado para la recogida selectiva con el uso de diferentes bolsas, diseñadas para contener varios tipos de residuos. Un juego trivial como meter la cabeza en la bolsa puede llegar a ser realmente peligroso, por lo que es mejor guardar las bolsas en un lugar inaccesible.

En la sala de estar

La zona de estar puede tener armarios con baldas de cristal en su interior , también en estos casos es ideal disponer de cerraduras para evitar que los niños los abran y, al romper el cristal, puedan salir heridos. Incluso hay una película para adherir en los estantes , con el fin de hacerlos más resistentes y evitar, en caso de rotura, que se dispersen peligrosas astillas . Si en el salón hay una chimenea , es necesario colocar una reja delante de ella para evitar que se acerquen demasiado y nunca dejar sustancias inflamables a su alcance .

Los nuevos modelos de TV también son potencialmente peligrosos: Las pantallas planas se pueden caer fácilmente si no se fijan a la pared. Para los bordes afilados, por el contrario, existen prácticas cantoneras para cubrir esquinas en el mercado , pero los niños, por definición, corren y juegan en casa arriesgándose a cada momento a tropezar y caerse. Podemos comprar adhesivos antideslizantes de todos los tamaños para colocar debajo de las alfombras.

Puede suceder que las madres y los padres que planchan, lo hagan mientras ven la televisión en la sala de estar: nunca dejen la plancha desatendida ni por un momento y presten atención a los cables y la tabla contra el que los niños pueden chocar. De manera más general, el secreto de una habitación segura radica en la posibilidad de colocar todos los elementos en la parte superior , fuera del alcance de los niños, especialmente cuando hablamos de objetos frágiles, pesados ​​o potencialmente peligrosos.

En el baño

Esta es una de las estancias que más atención requiere: suele ser aquí donde se guardan los medicamentos , que deben colocarse a una altura que impida el alcance de los niños . Lo mismo ocurre con los jabones y detergentes . En este sentido, en cuanto los niños sean capaces de comprender, es bueno explicarles el significado de los símbolos de peligro.

Cuidado con el secador de pelo y posibles cortocircuitos: siempre hay que guardarlo después de su uso. Como sabemos, a los niños les gusta jugar con el agua y muchas veces lo hacen abriendo el grifo del bidé : existen sensores especiales para señalar cualquier inundación , generada por imprevistos como este.

La puerta de la lavadora debe estar siempre cerrada , una tentación irresistible para los pequeños exploradores. Durante el baño es recomendable no dejar a los niños menores de 5 años en la bañera sin supervisión , aunque sea con poca agua. De nuevo, con niños menores de 10 años es bueno quitar el pestillo de la puerta : podrían encerrarse dentro y no poder volver a abrir, asustarse y dar lugar a situaciones desagradables.

La despensa

La despensa es el lugar donde se almacenan los productos del hogar o las necesidades básicas, pero también los suministros para los que no hay lugar en la cocina. Es bueno, en primer lugar, separar los productos alimenticios de los productos de limpieza. Estos últimos, en particular, son los productos más peligrosos para los niños, víctimas frecuentes de intoxicaciones por ingestión de sustancias tóxicas.

Los detergentes deben almacenarse en armarios separados, fuera del alcance de los niños, y almacenarse junto con productos similares (inflamables con inflamables, repelentes con repelentes, etc.) para evitar errores en la extracción del producto y su posterior uso correcto. En caso de ingestión, es bueno tratar de identificar la sustancia ingerida y determinar la cantidad, conservar el recipiente e inmediatamente llamar al 112.

Precauciones importantes

Al margen de procurar proteger al bebé de forma específica en función de cada estancia de la casa, es importante tener en cuenta además, precauciones importantes como cubrir los enchufes eléctricos.

En cuanto a los cables, debemos taparlos con una regleta equipada con una cubierta y un interruptor de seguridad.

Además, asegura el cierre del inodoro, para evitar cualquier posible caída del bebé o para evitar que el bebé arroje objetos que puedan obstruirlo. En cualquier caso, elegir mantener la puerta del lavabo siempre cerrada es la mejor solución.

Sería bueno, también porqué no fijar todos los muebles de la casa a la pared.

Riesgos comunes

Entre los riesgos más comunes y los accidentes más frecuentes está el de las puertas, con las que los pequeños a menudo se pillan los dedos. Para evitar esto puedes optar por dejar las puertas abiertas o poner un freno para aquellos que se cierran nada más abrirlas.

Las esquinas y los bordes deben estar asegurados con protecciones especiales que se aplican directamente sobre los muebles del hogar. También es bueno elegir instalar detectores de humo que puedan alertar a los habitantes de la casa en caso de incendio y, por la misma razón, siempre es bueno tener un extintor de incendios listo para usar y una primera caja en la casa. rescate bien surtido y ordenado.

Por último, no estará de más instalar una pequeña barrera o valla para que los bebés no puedan pasar a según que estancias de la casa o también por si tenemos escaleras y no queremos que se caigan por estas.

Para protegernos a nosotros y a nuestros seres queridos, también es útil considerar las ventajas de una póliza de seguro que puede hacernos enfrentar con más serenidad cualquier imprevisto, más o menos grave, que pueda ocurrir en el hogar.

Lo último en Bebés

Últimas noticias