Nieve

10 consejos para esquiar con niños

esquiar niños
Los mejores consejos para salir a esquiar con los niños

Normalmente los niños en la nieve son los que más se divierten y los que disfrutan al máximo del día en la montaña. Pero si estás pensando en organizar una semana de esquí con los niños y enseñarles a esquiar por primera vez, ármate de paciencia porque puede resultar más difícil de lo que crees. No te preocupes, siguiendo estos sencillos consejos podrás viajar a las mejores estaciones de esquí para niños y disfrutar de los días en la nieve sin problemas. Descubramos a continuación, los 10 mejores consejos para esquiar con niños.

Consejos para esquiar con niños

Esquiar con niños es una de las actividades estrella de estas vacaciones. Los amantes de este deporte van a buscar la forma de incluir a toda su familia en esta actividad. Iniciar a los niños en una actividad al aire libre de estas características es especialmente recomendable. La nieve es un lugar en el que se sentirán cómodos y podrán jugar, aprenderán disfrutando con toda la familia. Unos días que recordarán toda la vida y unos valores que los acompañarán siempre. Toma nota de estos consejos para esquiar con niños y hacerlo de la mejor manera posible.

La edad no es un problema

En teoría desde que pueden andar, es posible que esquíen, pero lo ideal es con 4 o 5 años. Todo dependerá del interés del niño, si vemos que tiene bastante estabilidad y equilibrio puede iniciarse antes. Hablaremos con los monitores que son los especialistas en este tipo de aprendizaje. Lo mejor es dejar que el niño aprenda a su ritmo sin presiones de ningún tipo.

Deben escoger sus propios trajes

Ir de compras para escoger el material de nieve que necesitarán les ayudará a integrarse en la experiencia. Deja que escojan las piezas que más le gusten y tome sus propias decisiones. Por tu parte, intenta que tenga el mejor equipo para la práctica segura del esquí.

Explícales las primeras nociones

Los niños con esquís necesitan seguridad y confianza en sus habilidades, antes de esperar que sepan bajar la pendiente sin caerse, explícales con calma las principales nociones de la práctica deportiva: cómo usar los bastones, cómo ponerse y quitarse las botas, cómo moverse correctamente en la pista, etc. Tras esta primera presentación del deporte, podrán iniciar el verdadero curso de esquí con un monitor especializado que podrá elegir las mejores pistas de esquí para los niños y enseñarles a esquiar poco a poco.

Que no pasen nunca frío

Los niños en la nieve deben ir bien abrigados y vestidos con el equipo adecuado para evitar la posibilidad de sufrir frío. La mejor manera de hacerlo es superponiéndolos según el clima y el clima de la estación de esquí. Si un niño empieza a sentir frío durante las clases de esquí, es probable que no se esté divirtiendo y empiece a quejarse. Recuerda también que los bebés pierden calor mucho más rápido que los adultos. La ropa de esquí debe ser capaz de aislar al niño del frío, el viento y la humedad, reteniendo el calor corporal y dejándolo respirar. Elige unos buenos guantes, calcetines térmicos, un gorro de esquí que te abrigue las orejas y un pañuelo para el cuello.

Es un trabajo en equipo entre padres y monitores

Los monitores son los que les darán las lecciones necesarias para iniciarse en el esquí. Lo ideal es contratar 1 o 2 horas, más tiempo puede ser demasiado pesado para los niños. Después de la clase magistral, los padres somos los que tenemos la obligación de seguir enseñándolos. Pero cuidado, no se trata de presionarles demasiado o perder la paciencia. El niño debe atender las órdenes y aprender también a mantenerse en la nieve.

Que se diviertan con las botas

Enseñar a esquiar a los niños puede ser menos fácil de lo que piensas, entre las primeras cosas a hacer es importante tratar de familiarizarse con el uso de las botas. Asegúrate de que sepan ponérselas y cerrarlas correctamente antes de su primera lección de esquí.

Mira bien el estado de la nieve y atiende al parte meteorológico

Es importante vivir una experiencia segura y agradable. Un día de tormenta o una nieve inapropiada en la que el niño no consiga deslizarse bien pueden acabar con los sueños de ser un buen esquiador del pequeño. La experiencia es un grado y debemos aplicarla cuando haga falta. Tocará buscar alternativas al esquí cuando la nieve no esté en su mejor momento.

Calma y paciencia

Los días de nieve son para divertirse en familia, así que cálmate y ten paciencia. Procura que los niños no vivan las dificultades iniciales como una derrota y tras la lección de esquí muestren interés y orgullo por todo lo que seguramente habrán aprendido durante el curso. Esquiar, sobre todo al principio, puede resultar bastante agotador, si una vez terminada la lección no quieren esquiar más, no lo obligues.

Explícales el telesilla

El telesilla y los remontes pueden asustar a los niños esquiadores al principio, pero no te preocupes, es normal. Explícales a los niños para qué sirven, cómo funcionan y cómo pueden pedir ayuda en caso de necesidad y recuerda que muchas estaciones de esquí están equipadas con remontes aptos para niños . Infórmate antes de elegir dónde esquiar con niños.

Busca juegos para hacer en la nieve

Los niños se sentirán especialmente agradecidos si pueden hacer lo que les gusta, jugar. La nieve no debe ser siempre un lugar en el que tengan que demostrar de qué son capaces. Pueden disfrutar haciendo muñecos o siendo los protagonistas de una batalla de bolas de nieve.

Con estos consejos básicos conseguirás sobrevivir a una experiencia completa en la nieve. Podrás empezar a incluir a tu familia en este deporte al aire libre.

Lo último en Bebés

Últimas noticias