REAL MALLORCA

Greif deja muchas dudas en su debut

El portero eslovaco pudo hacer más en el tercer gol y se quedó clavado siempre bajo palos

Mide casi dos metros, debe mejorar en las salidas de manera urgente

Lo positivo es que es muy joven y era su debut en Primera División

Mallorca-Osasuna
Greif, calentando antes del partido. Foto: LFP
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Dominik Greif dejó muchas dudas en su debut como titular en el Mallorca. El guardameta eslovaco pudo hacer mucho más por lo menos en el tercer gol de Osasuna, cuando el remate del joven Javi Martínez le pasó por debajo de la barriga. Encajó dos goles más en remates fuera del área, pero lo más sospechoso fue su situación estática bajo los palos. Apenas salió y exhibió muchos nervios. También es comprensible: es muy joven y era su debut en Primera División.

Greif no tardó más que nueve minutos en recoger su primer balón de dentro de la portería. El remate del lateral Cote desde fuera del área le superó, aunque llegó a tocar el esférico. Poco después intervino con acierto a un disparo desde fuera del área de Moncayola, pero durante toda la primera parte se quedó clavado bajo los palos, sin salir ni una sola vez. Mostró muchos nervios y le pudieron tanto el escenario como la situación.

La segunda parte la arrancó con otro disparo de Cote. Éste no iba tan cruzado, por lo que pudo despejarlo, pero lo hizo hacia el centro, desatendiendo una de las reglas de oro de los porteros, echar siempre el balón hacia uno de los lados. Por suerte para él no había ningún jugador de Osasuna cerca.

Luego, a los 58 minutos, llegó el empate a dos en un saque de falta de Iñigo Pérez, que le colocó el balón en la escuadra. Poca responsabilidad tuvo aquí el guardameta eslovaco, que recibió un disparo imparable.

En cambio sí pudo hacer mucho más en el definitivo 2-3, que llegó a los 88 minutos. Es cierto que el remate de Javi Martínez fue desde dentro del área, pero no iba ni muy fuerte ni muy colocado. De hecho el balón le pasó por debajo del cuerpo. Le faltó velocidad de reacción.

Sin duda no ha sido el debut que el propio Greif habría soñado. Tres goles en contra en su primer partido con el Mallorca en Primera División. Se espera más del portero eslovaco, aunque su juventud juega a su favor y todos están convencidos de que será sólo cuestión de tiempo que se afiance bajo los palos del equipo. Así debería ser, porque es la apuesta de futuro de la entidad.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias