Sanidad

Armengol quita el catalán a los oncólogos ante la grave situación de los pacientes en Ibiza y Formentera

La marcha de otra oncóloga deja a Formentera sin servicio y obliga a los pacientes de esta isla a desplazarse a Ibiza

La obligación de saber catalán ha generado durante los últimos años el grave déficit de especialistas en Ibiza

El Sindicato Médico advierte de que el Hospital de Can Mises puede quedarse con un sólo oncólogo, "lo que sería desastroso"

El PP denuncia en el Parlament que Baleares está a la cola en número de médicos de Atención Primaria

Armengol deja a los enfermos de cáncer en Ibiza sin oncólogos por la exigencia del catalán

Ver vídeo

El Govern de Baleares presidido por la socialista Francina Armengol quita el catalán a los médicos especialistas, y especialmente a los oncólogos, ante la grave situación que sufren los enfermos de cáncer en Ibiza y Formentera. El último episodio ha sido la marcha inesperada de una de las dos oncólogas que quedaban en el Hospital Can Mises de Ibiza a jornada completa.

La exigencia del requisito del catalán durante años, junto al elevado precio de la vivienda y el reducido plus de insularidad, ha generado el acentuado  déficit de sanitarios en Ibiza y Formentera, algo que resulta especialemente dramático para los enfermos de cáncer. Ante esta situación desesperada la Conselleria de Salud que preside Patricia Gómez (PSOE) se ha visto obligada a incumplir la normativa aprobada por el Govern de izquierdas y ya no exige el requisito del catalán a los médicos especialistas aunque sigue siendo obligatorio para el resto del personal sanitario.

Armengol quita el catalán a los especialistas pero la decisión llega demasiado tarde y cuando se ha llegado a un punto límite. El Govern de Armengol ha ahuyentado a los médicos en Baleares y de forma especial en Ibiza y Formentera al añadir a la falta de incentivos la obligación de saber catalán.

La situación estalló el pasdo 20 de abril con la marcha del jefe de Oncología del Hospital Can Misses, Sergio Sánchez Cerrato, y se agrava ahora con la marcha de otra especialista. Es un déficit de oncólogos que viene de lejos debido a las dificultades encontradas por el Govern para cubrir las vacantes que se iban produciendo con médicos que sepan catalán. Ahora Armengol quita el catalán pero hasta el presente tener un gran prestigio y una  larga experiencia en la especialidad no era mérito suficiente, lo priroritario era hasta ahora tener el certificado B2 de catalán, un nivel medio alto, para trabajar en oncología.

De las cinco plazas de oncólogo que debería tener el Hospital de Can Mises de Ibiza sólo estaban cubiertas dos y una tercera a media jornada. Ahora uno de los dos oncólogos a jornada completa se marcha y el otro se lo está planteando.

De momento el tercer oncólogo que tenía jornada parcial pasará a tener dedicación plena pero, como ha alertado el Sindicato Médico de Baleares (Simebal), «hay una altísimo riesgo de que Ibiza y Formentera se queden con un sólo médico especialista en oncología para anteder a todos los enfermos de cáncer».

Ha sido esta semana cuando una de las oncólogos del Hospital de Can Mises se ha marchado a otro destino, lo que ha obligado a suspender la atención oncológica en el Hospital de Formentera. Algunos tratamientos de cáncer se seguirán realizando en Formentera pero sin la supervisión de un oncólogo,  sino con personal de enfermería y Urgencias.

El portavoz en Ibiza del Sindicato Médico de Baleares, Carlos Rodríguez, afirma, en declaraciones al Diario de Ibiza que «con las cinco plazas de oncología cubiertas, se podía ir atendiendo bien a los pacientes. Contar con solo dos, es algo tremendo». Añade Rodríguez que oncología no es una especialidad deficitaria, aunque «lo que tiene que conseguir una gerencia es ofrecer algo atractivo a quien venga. Si hicieran un buen proyecto de servicio, no habría problemas en traer a oncólogos».

El Sindicato Médico también denuncia que la falta de oncólgos tiene una gran repercusión en otras áreas como la de médicos internistas que ahora,  pese a la satruación de traajo, se ven obligados a atender a los enfermos de cáncer que ingresan en el hospital. Dice el Simebal en el DdI  que «los once internistas del hospital están soliviantados y angustiados porque es una sobrecarga asistencial, no solo de su especialidad, sino también de otras que no son las suyas».

De momento la Conselleria de Salud intenta salvar la situación trasladando unos días determinados médicos oncólogos de los hospitales de Son Llàtzer y Son Espases (Palma) a Ibiza mientrars busca a la desesperada profesionales para cubrir las tres plazas vacantes.

Los desplazamientos de médicos de Mallorca a Can Misses se iniciará en mayo. Es una situación de urgencia porque la ralidad es que los epecialistas tendrán que atender ahora al doble de pacientes.

La falta de profesionales de la medicina en Baleares no afecta sólo a las epecialidades. Este martes en el Parlament la diputada ibicenca del PP, Tania Marí, ha denunciado la precaria situación que vive la Atención Primaria. Marí le ha reprochado a la consellera de Salud, Patricia Gómez, que «Baleares esté a la cola en Atención Primaria».

Ante las afirmaciones de la consellera Gómez sobre las mejoras en Atención  Primaria, Marí le ha contestado que, según un informe del Ministerio de Política Territorial, en 2016 había en Baleares 13.116 médicos en la sanidad pública y que en 2021 la cifra había bajado a 11.690. «Han despedido a 1.426 médicos», ha sentenciado Marí.

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias