El mexicano San Román tira de valor para salvar la última novillada de la Feria de San Isidro

El valor y la determinación del mexicano Diego San Román, a costa incluso de sufrir tres aparatosos percances sin consecuencias, sobresalieron hoy entre el grisáceo desarrollo de la última de las tres novilladas de la feria de San Isidro.

El mexicano San Román tira de valor para salvar la última novillada de la Feria de San Isidro
El novillero mexicano San Romá (Foto: EFE)
  • EFE

El azteca tuvo incluso que remontar el pésimo juego del que fue, con diferencia, el peor lote de utreros del encierro de Fuente Ymbro, que, por el contrario, sí que ofreció opciones de triunfo a sus dos compañeros de terna.

En cambio, los dos de San Román se rajaron ya en banderillas y se dieron a la huida con una acusada querencia a tablas, respondiendo con violencia y mal estilo cuando se les intentaba retener en otros terrenos.

Fue así como el mexicano se llevó la primera voltereta, justo cuando intentaba sujetar y someter al tercero en los medios, lo que llevó al animal a protestar constantemente hasta que, por fín,logró levantarle violentamente los pies del suelo al mínimo descuido.

No se miró siquiera el novillero americano, que volvió a la cara del enemigo con presteza para rematar su labor y, tras una estocada baja, confiado ya de su victoria, llevarse aún otro nuevo más en el último arreón del manso.

La lidia del sexto casi fue un calco, solo que esta vez San Romám abrió la faena de muleta con las dos rodillas en tierra en señal de entrega. Fue ya en los medios otra vez cuandi, ásperamente contrariado por el esfuerzo, el de Fuente Ymbro le prendió al torearle al natural y le campaneó repetidamente de uno a otro pitón.

Milagrosamente ileso, de nuevo el mexicano volvió a meterse entre los pitones del manso y, con tesón y paciencia, logró sacarle unos cuantos medios muletazos limpios, que ya era mucho más de lo que el animal parecía dispuesto a ofrecer, antes de tumbarlo de un contundente espadazo.

Se vio, pues, muy por encima de las circunstancias al mexicano, aunque no tanto a sus compañeros, que no terminaron de aprovechar la buena condición de tres de los ejemplares de Fuente Ymbro.

El lote más completo fue el del portugués Juanito, pues el primero, aun con cierto temperamento incial que él consiguió aplacar, acabó tomanddo los engaños con recorrido y entrega, en una segunda parte de faena que no provocó entusiamos.

Basándose siempre en su sobrado oficio, pues no en vano está ya a punto de tomar la alternativa, el lusitano también anduvo suelto con el cuarto, pero solo en dos tandas de muletazos por el pitón derecho, cuando lo llevó enganchado con temple, estuvo a la altura de un novillo que era así como se desplazaba con recorrido y claridad.

Menos rodado, a todas luces, está el salmantino Antonio Grande, quien, con un toreo estándar, estuvo más tesonero que lucido con el también más que manejable segundo. Desacertado con el capote y, sobre todo, con la espada, el joven charro ya no tuvo ocasión de desquitarse con el quinto, que se paró desfondado a las primeras de cambio.

Ficha del festejo

Seis novillos de Fuente Ymbro, de buenas y finas hechuras, y de juego dispar. Sin celo en varas en su conjunto, tres se emplearon con opciones en el último tercio, no sin exigencia, mientras que tercero y sexto mansearon con brusquedad y el quinto se paró desfondado.

Juanito, de purísima y oro: estocada trasera tendida y descabello (silencio); estocada trasera desprendida y descabello (ovación tras aviso).

Antonio Grande, blanco y oro: pinchazo, metisaca en los bajos y estocada (palmas tras aviso); tres pinchazos y descabello (silencio tras aviso).

Diego San Román, de violeta y oro: estocada baja (ovación); estocada (ovación tras aviso).

Vigésimo primer festejo de abono de la feria de San Isidro, con algo más de media entrada (16.581 espectadores, según la empresa), en tarde de calor.

Lo último en Toros

Últimas noticias