El padre de Marta del Castillo se muestra «esperanzado» ante la reapertura del caso

El padre de Marta del Castillo, Antonio, se ha mostrado este lunes «esperanzado» después de que el Juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla haya decretado reabrir la causa judicial que se archivó en 2013 contra Francisco Javier Delgado, el hermano de Miguel Carcaño, ya condenado por la muerte de la joven a 21 años y tres meses de cárcel, que salió absuelto después de que éste lo acusara de su muerte, tras culparlo de golpearla con la culata de una pistola y que, posteriormente, ambos la enterraron en una finca de La Rinconada.

En declaraciones a los periodistas, del Castillo ha pedido que «haya menos filtraciones» a la prensa porque «los malos mientras menos pistas tengan, mejor», y que la Policía «no cometa los mismos fallos que hubo anteriormente».

En este sentido, ha señalado que «la familia está esperanzada» ante este giro judicial después de que haya sido ellos mismos los que han presentado al juzgado nuevas pistas sobre «un posible fraude de falsificación de documentos» relativos a la hipoteca del piso donde ocurrieron los hechos, no obstante ha mostrado su «reticencia porque nos hemos llevado mucho palos en once años y no queremos volver a otra recaída y pasarlo mal otra vez».

Sobre Francisco Javier Delgado, ha asegurado que «sin duda es la persona que mejor sabe dónde está el cuerpo de Marta. Eso lo afirmo», pero demostrarlo, ha añadido, no es cuestión suya, sino de «los agentes policiales, a los que hay que dejar trabajar». «Confío en el grupo de Homicidios y en que lo harán lo mejor posible y, sinceramente, mis felicitaciones por lo que encuentren y por el trabajo que hagan».

A su juicio, Delgado «miente, lleva con la mentira once años, que es lo que le da al juez credibilidad, que tiene la misma mentira continuamente», a lo que ha añadido que «sí tenía licencia de armas porque trabajaba en una empresa de seguridad y la Policía lo sabía», lo que sería compatible también con la versión de Carcaño de que la golpeó con la culata de una pistola.

«Además no estamos hablando de que la matara de un disparo sino de un golpe, que hace el mismo daño si se trata de un arma auténtica o simulada», ha señalado del Castillo, quien ha asegurado que «los amigos de Marta declararon que en el piso vieron una pistola». Por todo ello, le ha pedido a Delgado «que se haga un favor a sí mismo y que deje de mentir porque nadie lo cree».

Al respecto ha precisado que «si en aquel momento el juez lo creyó porque Carcaño mentía más que él, ahora estamos ante una versión en la que éste está dando el motivo real por el que se produce una pelea» en relación al pago de una hipoteca, del que «se puede empezar a tirar de papel e ir hacia atrás y descubrir un fraude». «Que cada uno piense lo que quiera pero yo lo veo muy claro», ha insistido el padre de la joven.

En esta línea, ha pedido, «por Dios, que no haya fallos» en la investigación que «anteriormente hubo porque esto de la hipoteca ya salió con la Policía investigando y no se pidió nada», ya que «era tan fácil como pedir la documentación y revisar los papeles». «Lo mismo de lo que nos hemos dado cuenta nosotros se podrían haber dado cuenta ellos. A ver dónde llegamos», ha señalado.

Para del Castillo, «si la Policía hubiera investigado la hipoteca como dijo Carcaño, ni este delito hubiera prescrito, nosotros habríamos avanzado bastante más en la investigación y posiblemente el cuerpo de mi hija lo tendríamos».

En cuanto a esta versión de Carcaño, ha precisado que es «la más lógica». «Estuve en la cárcel, le reproché que mentía tanto que ningún juez le iba a echar cuenta y me dijo que mirara la hipoteca, pero no pensé que pudiera estar falsificada«, cuestión que sospechó después cuando recibió una carta del propio Carcaño autorizándole a pedir la documentación.

Sobre los documentos hallados, ha puntualizado que «Miguel tenía 20 años, no tenía ni los medios, ni los contactos, ni la cabeza para hacer ese tipo de cosas, sabíamos que estaba en paro y que no tenía medios ninguno», motivos por los que empezaron a sospechar de que «todo lo que había en la hipoteca estaba falsificado», incluso el contrato en un bar de San José de La Rinconada corroborado ahora por el dueño.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias