Adelescentes y salud

La mitad de las enfermedades mentales comienza a los 14 años y no se trata según la OMS

cambios en la vida familiar
Los padres deben tener paciencia ante la actitud de sus hijos por los cambios en la vida familiar

La depresión es la tercera causa principal de enfermedad en jóvenes, si bien el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años. En este punto, la OMS ha asegurado que, "afortunadamente", hay un creciente reconocimiento de la importancia de ayudar a los jóvenes a desarrollar la capacidad de recuperación mental, desde las edades más tempranas, para enfrentar los desafíos del mundo actual.

Proteger a los jóvenes

Del mismo modo, está aumentando la evidencia de que promover y proteger la salud de los adolescentes aporta beneficios no solo para la salud de los adolescentes, tanto a corto como a largo plazo, sino también para las economías y la sociedad, con adultos jóvenes sanos capaces de hacer mayores contribuciones a la fuerza laboral, familias y a la sociedad en general.

Por ello, la OMS ha recordado que se puede hacer "mucho" para ayudar a desarrollar la resistencia mental desde una edad temprana para ayudar a prevenir la angustia mental y la enfermedad entre los adolescentes y adultos jóvenes, y para controlar y recuperarse de la enfermedad mental. La prevención comienza con el conocimiento y la comprensión de los signos y síntomas de alerta temprana de una enfermedad mental.

Padres y maestros

"Los padres y maestros pueden ayudar a desarrollar las habilidades de la vida de los niños y adolescentes para ayudarles a enfrentar los desafíos diarios en el hogar y en la escuela. Se puede proporcionar apoyo psicosocial en las escuelas y otros entornos comunitarios y, por supuesto, se puede implementar, mejorar o ampliar la capacitación de los trabajadores de salud para que puedan detectar y manejar los trastornos de salud mental", ha explicado el organismo de Naciones Unidas.

Finalmente, la OMS ha señalado que la inversión por parte de los gobiernos y la participación de los sectores sociales, sanitarios y educativos en programas integrales y basados en la evidencia es "esencial" para mejorar la salud mental de los adolescentes.

Una inversión que, a juicio del organismo, debe estar vinculada a programas para aumentar la concienciación entre adolescentes y adultos jóvenes sobre cómo cuidar su salud mental y ayudar a los compañeros, padres y maestros a saber cómo apoyar a sus amigos, niños y estudiantes.

Lo último en Sociedad