La fiscal pulveriza la versión de ‘El Chicle’: «Es un depredador sexual y se ensañó con Diana Quer»

En el último asalto del juicio por el asesinato y presunta violación de Diana Quer la fiscal está pulverizando la versión del homicida hasta reducirla a nada. La acusación pública que representa la fiscal Cristina Margalet ha arrancado insistiendo en que "el móvil es claramente sexual". Además, añade que "en la nave donde se produjo la presunta violación ‘El Chicle’ actuó con ensañamiento", en clara referencia a las tétricas condiciones del lugar pero sobre todo al análisis forense del cuerpo de Diana que mostraba una rigidez inusual fruto de los últimos momentos de pánico que sufrió a manos de acusado. También ha introducido el agravante de género en su último discurso.

Uno a uno la fiscal ha enumerado todas las pruebas o indicios que desmontan la versión de ‘El Chicle’ sobre que fue a robar gasoil, se encontró con Diana y la estranguló sin querer para que no gritara y deshaciéndose del cuerpo sin plan alguno.

Así, la fiscal ha recordado que en cuanto ‘El Chicle’ pasó a ser sospechoso formateó su móvil y entregó el de su mujer a la Guardia Civil para ocultar pruebas, que lavó el interior del maletero del coche en el que trasladó el cadáver de Diana y engañó a sus familiares para que le dieran coartada la noche del crimen. Que los amigos de ‘El Chicle’ contaron que lo de ir a robar gasoil era una tapadera para ocultar sus noches de caza de mujeres, o que antes del crimen ya conocía la nave y el pozo donde arrojó a Diana, lo contrario que ha contado el acusado. Durante el juicio, además, ha quedado claro que ningún camión sufrió robo de gasoil la noche del crimen o en fechas cercanas.

Respecto al crimen, nadie escuchó gritar a Diana y fue imposible que la estrangulara sin querer durante cinco minutos. Que en realidad la golpeó con un objeto metálico (las herramientas que ‘El Chicle’ admitió que llevaba en el maletero) para dejarla atontada, maniatarle las manos con bridas, también en el cuello y poder llevársela a la nave para violarla. En aquella nave que había elegido con anterioridad al crimen pasó casi una hora ejecutando presuntamente la violación, terminó estrangulándola y la tiró al pozo volviendo días más tarde para lastrar el cadáver con la finalidad de dejarlo sumergido durante 500 días hasta que desapareciera cualquier prueba de agresión sexual.

Es, según la fiscal, el mismo patrón que siguió años antes con su cuñada y después de Diana Quer con la chica de Boiro. El mismo patrón de un depredador que busca a mujeres jóvenes de pelo largo, acecha a sus víctimas y las sigue  hasta acorralarlas en lugares apartados y poco iluminados. Que lleva en el coche mantas para violarlas y bridas para someterlas y finalmente estrangularlas.

Y una vez analizados todos los indicios que en su conjunto demuestran que además de matar a Diana la violó, la conclusión a la que llega la fiscal es que "comete esos crímenes por pura maldad, que disfruta haciendo lo que quiere con sus víctimas y no siente ni pena ni arrepentimiento". "Lo volvería a hacer", han dicho los peritos. El perfil de ‘El Chicle’ , además de todas las pruebas expuestas en el juicio, es el del candidato a la Prisión Permanente Revisable.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias