Enfermedades

Mitos sobre la epilepsia

Se ha escrito y dicho mucho acerca de la epilepsia y los epilépticos. Aquí analizamos algunos mitos sobre la epilepsia. ¿Qué debemos saber?

Mitos de los epilépticos
Mitos y leyendas de la epilepsia

Durante muchos siglos, trastornos neurológicos como la epilepsia fueron tratados como un tabú por la sociedad. Se generaron creencias sin cualquier base lógica o científica, que condenaban a los pacientes a la total exclusión social. Afortunadamente, el avance de la ciencia y de la medicina nos permite conocer mejor esta grave patología y generar tratamientos más eficaces para optimizar la calidad de vida de los pacientes. No obstante, solo al derrumbar los mitos sobre la epilepsia lograremos promover una verdadera integración.

Derrumbando 5 mitos sobre la epilepsia

La epilepsia no es una enfermedad mental

Las personas epilépticas no tienen una enfermedad mental, como tampoco una discapacidad intelectual. La epilepsia es un trastorno crónico y de orden físico que afecta al cerebro, conllevando a una predisposición a sufrir convulsiones repetidas, que se conocen popularmente como crisis epilépticas.

Estas crisis se desarrollan a partir de una actividad eléctrica anormal y esporádica de un grupo de neuronas. Consisten en el único síntoma específico de la epilepsia y suelen ocurrir de forma intermitente, durando algunos segundos. Mediante el tratamiento adecuado, es posible reducir su frecuencia e intensidad.

Hay tratamiento para la epilepsia 

Al ser un trastorno crónico, no se conoce una cura para la epilepsia. No obstante, sí existen tratamientos que permiten controlar las crisis epilépticas. Según la OMS, alrededor de 70% de los pacientes responden satisfactoriamente al tratamiento.Desmayo epiléptico

No es una enfermedad contagiosa

Actualmente, los expertos suelen diferenciar dos tipos de epilepsia según sus causas: la idiopática y la sintomática. La idiopática comprende 70% de los casos diagnosticados a nivel global, y generalmente no es posible identificar sus causas específicas. Ya la epilepsia sintomática suele producirse en consecuencia de alguna lesión o daño cerebral.

En ambos casos, no se trata de una enfermedad contagiosa. Es decir, nadie puede “contagiarse” de epilepsia por tener contacto o convivir con personas epilépticas, sus objetos o pertenencias.

Las personas epilépticas sí pueden “tener una vida”

En la antigüedad, la epilepsia solía ser vista como un tipo de maldición divina y era común encerrar a los pacientes en instituciones psiquiátricas. Ello ha fomentado la creación de numerosos estereotipos y mitos sobre la epilepsia, que dificultaban el desarrollo de una persona epiléptica a nivel social, emocional y profesional.

Como ya explicamos, la epilepsia no consiste ni implica en ninguna deficiencia o imposibilidad a nivel físico y cognitivo. Las personas con epilepsia son igualmente capaces de gestionar sus rutinas y desempeñarse en todo tipo de actividades, ya sean deportivas, artísticas, filosóficas, etc. Y con el avance de los tratamientos, conquistan una calidad de vida cada vez mejor.

Pero lógicamente,  si las excluimos de nuestra sociedad, estaremos quitándoles el derecho de “tener una vida”.

Las mujeres epilépticas sí pueden tener hijos

Otro de los mitos sobre la epilepsia afirma que las mujeres diagnosticadas con este trastorno no podrían tener hijos. A nivel biológico, las mujeres epilépticas son igualmente capaces y están preparadas para llevar a cabo una gestación.

Sin embargo, la epilepsia puede provocar alteraciones en el ciclo menstrual, aunque no esté asociada a la infertilidad. Además, es importante que las mujeres epilépticas cuenten con la orientación de su neurólogo a la hora de elegir un método anticonceptivo, para evitar posibles conflictos con los antiepilépticos.

Así mismo, la decisión de tener o no hijos está relacionada respecto a cada mujer y su proyecto de vida, independiente de ser o no diagnosticada con epilepsia.

Lo último en Salud

Últimas noticias