espacios contaminados

La exposición al humo de tercera mano supera los niveles de riesgo para la salud

Una investigación alerta que fumar es aún más perjudicial para el corazón de lo que se pensaba
Mujer fumando.

Científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley del Departamento de Energía de Estados Unidos han advertido de que el humo de tercera mano supera los niveles de riesgo para la salud.

Algunos olores parecen impregnar todo lo que tocan. El humo del tabaco es uno de los más perjudiciales. El humo de tercera mano se refiere a la nicotina residual y otras sustancias químicas peligrosas que contaminan el ambiente interior después de fumar. Se refiere al olor persistente al manipular la ropa de una persona que fuma un paquete al día, o al registrar en una habitación de hotel ordenada pero llena de cigarrillos.

En su trabajo, publicado en la revista científica ‘Environmental Science & Technology’, han evidenciado que las concentraciones de sustancias químicas tóxicas que persisten en los ambientes interiores donde se han fumado cigarrillos pueden superar las directrices de riesgo del Estado de California, lo que significa que los no fumadores pueden estar expuestos a riesgos para la salud al vivir en espacios contaminados.

Estos mismos investigadores descubrieron previamente que la nicotina en aerosol, liberada al fumar y vapear, se adsorbe a las superficies interiores, donde puede interactuar con un compuesto presente en el aire interior llamado ácido nitroso (HONO) para formar compuestos fuertemente cancerígenos llamados nitrosaminas específicas del tabaco (TSNA). La nicotina acumulada en las superficies del hogar puede generar continuamente TSNAs, mucho después de que el humo desaparezca de la habitación.

Los TSNA entran en el cuerpo por múltiples vías. El estudio estimó las dosis por inhalación e ingestión de polvo utilizando las concentraciones de TSNA en interiores medidas por los investigadores. Además, el equipo se centró en las exposiciones dérmicas, que son más difíciles de medir y de las que hay mucha menos información.

Estas exposiciones dérmicas pueden producirse directamente a través del contacto de la piel con el aire contaminado o con una superficie contaminada que albergue TSNA, por ejemplo, al dormir sobre sábanas con humo. Pero también pueden tener lugar a través de la química epidérmica, cuando la nicotina ya asentada en la piel reacciona con el HONO ambiental para formar TSNAs justo en la superficie del cuerpo.

En esta reacción se formaron tres TSNA diferentes, dos de los cuales (identificados por las siglas NNK y NNN) son carcinógenos conocidos. Hay menos información toxicológica sobre el tercero, el NNA, que no está presente en el humo del tabaco. Por ello, el estudio incluyó una evaluación in vitro.

Para entender mejor las exposiciones dérmicas, los investigadores  evaluaron cómo el NNK y la nicotina penetran a través de la piel de los ratones. En las condiciones experimentales utilizadas, el análisis de los metabolitos en la orina de los ratones demostró que, para ambos compuestos, el contacto dérmico directo dio lugar a la acumulación y circulación en el organismo durante siete días tras la interrupción de la exposición dérmica.

El estudio reveló que la exposición a través de todas estas vías -inhalación, ingestión de polvo y absorción dérmica- en condiciones típicas de interior puede dar lugar a dosis de NNK que superan las directrices sanitarias conocidas como «niveles de riesgo no significativo» establecidas por la Oficina de Evaluación de Peligros para la Salud Ambiental de California.

Estas exposiciones acumuladas pueden contribuir a un elevado riesgo de cáncer. Las vías de exposición dérmica contribuyen significativamente a la ingesta de TSNA a niveles que pueden ser comparables o incluso superiores a la inhalación.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias