23 de Mayo, Día Mundial del Melanoma

Contra el melanoma, prevención y protección

Melanoma
Un gran aliado para la prevención del melanoma es examinar la piel regularmente.

El melanoma es un tumor maligno cuyo origen principal se sitúa a nivel de la piel. A nivel global, el melanoma representa aproximadamente el 1% de todos los tumores en ambos sexos, y cada año se diagnostican 15 de cada 100.000 personas. En nuestro país, concretamente, se diagnostican alrededor de 5.500 casos al año.

Estas cifras van en aumento en casi todos los países europeos. Un incremento que podría estar relacionado, directamente, con los cambios de hábitos de vida, que conllevan una mayor exposición al sol por motivos estéticos y/o de ocio.

Se trata de una enfermedad que suele diagnosticarse después de que se haya observado un lunar sospechoso que presenta alteraciones conocidas como «ABCD»: (A) asimetría en la forma; (B) bordes irregulares o poco definidos; (C) color cambiante, que varía en función de la zona; (D) dinámica de su evolución como picor, sangrado, etc.

Es por esto que, si se encuentra un lunar nuevo, inusual, o se nota un cambio en un lunar, se recomienda que sea siempre examinado por un dermatólogo. El diagnóstico precoz es vital en esta enfermedad.

Lamentablemente todavía no está claro por qué se produce el melanoma, de forma exacta, pero sí que se han identificado algunos factores de riesgo a tener en cuenta. En este sentido, cabe destacar que el melanoma es más probable que se presente en personas de mayor edad, por daño solar acumulado.

Por su parte, la presencia de una gran cantidad de lunares, disponer de un sistema inmunológico debilitado, o el hecho de tener una piel clara hacen que se incrementen las probabilidades de aparición de melanoma. De la misma forma, la exposición a luz solar aumenta el riesgo de melanoma, especialmente si aparecen quemaduras solares y más aún durante la infancia.

También son factor de riesgo los antecedentes oncológicos. Una persona que ha padecido melanoma tiene una probabilidad mayor para padecerlo de nuevo. Además, también se incrementa este riesgo si uno o varios de los familiares de primer grado han tenido melanoma. Aproximadamente 10% de todas las personas con melanoma tienen antecedentes familiares de esta enfermedad.

Coincidiendo con el Día Mundial del Melanoma, es importante ahondar en el gran interrogante de la sociedad en torno a esta patología: ¿cómo podemos prevenir la aparición de melanoma? Todos podemos contribuir, en nuestro día a día, a realizar acciones que disminuyan el riesgo de aparición de melanoma.

Limitar la exposición a los rayos ultravioleta es la forma más importante de reducir el riesgo de melanoma. Para ello, los especialistas recomendamos ponerse protección solar todos los días del año —incluso en los días nublados— y varias veces al día. Adicionalmente, es importante buscar zonas de sombra; evitar la exposición solar directa entre las 11-18h; utilizar sombreros, gorras, camisas o camisetas con filtro solar; y utilizar gafas de sol.

Mención especial para la protección de los menores frente al sol. Los niños tienden a pasar más tiempo al aire libre y pueden quemarse más fácilmente, por lo que es importante la protección solar en ellos y evitar quemaduras que, en la edad adulta, pueden derivar en melanoma.

Un gran aliado para la prevención del melanoma es examinar la piel regularmente, que puede ayudar a identificar cualquier lunar u otro crecimiento nuevo o anormal. En este sentido, y en caso de duda, siempre es conveniente solicitar visita con un dermatólogo para una revisión minuciosa. Además, también en términos preventivos se recomienda tener especial cuidado con las cabinas bronceadoras. Especialistas desaconsejan su uso, puesto que se asocia a un riesgo aumentado de melanoma, especialmente si se comenzó su uso antes de 30 años de edad.

Pese a todo, el melanoma sigue siendo uno de los tumores con mejor pronóstico si se diagnostica precozmente. A pesar del aumento de casos, la mortalidad permanece estable, debido fundamentalmente a la mejor prevención, diagnóstico y tratamiento. La gran mayoría se curarán tras la cirugía y la supervivencia a los 5 años —cuando el melanoma no se ha diseminado a los ganglios linfáticos cercanos o a otras partes del cuerpo— es de aproximadamente del 90%.

Por todo ello, está en nuestras manos concienciarnos y concienciar a la sociedad de los grandes beneficios de una correcta protección, para poder evitar la aparición de un melanoma.

Dra. Eva Muñoz Couselo
Miembro asociado de Fundación ECO y responsable de la Unidad de melanoma y otros tumores cutáneos del Servicio de Oncología Médica del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona

Lo último en OkSalud

Últimas noticias