Un estudio del Congreso Europeo de Cardiología

Avalan los beneficios del tratamiento con estatinas a lo largo de toda la vida

La reducción del colesterol de lipoproteínas de baja densidad en 1 mmol/L con estatinas reduce los riesgos de cardiopatía isquémica y accidente cerebrovascular en un 24%-25%

estatinas
Las estatinas son el fármaco modificador de lípidos más utilizado.

La interrupción temprana del tratamiento con estatinas podría reducir sustancialmente la protección de por vida contra las enfermedades cardíacas, ya que una gran parte del beneficio se produce más tarde en la vida, según un estudio de modelización presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología ESC 2022.

El autor principal, el doctor Runguo Wu, de la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido), destaca que «el estudio indica que las personas de 40 años con una alta probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares, y las personas de todas las edades con enfermedades cardíacas existentes, deben ser consideradas para el inicio inmediato del tratamiento de reducción del colesterol. Suspender el tratamiento, a menos que lo aconseje un médico, no parece ser una opción acertada», subraya. Informa EP.

Las enfermedades cardiovasculares son la causa más común de mala salud y muerte en todo el mundo, y el colesterol alto es un factor de riesgo modificable clave. Hay pruebas sólidas que demuestran que la reducción del colesterol de lipoproteínas de baja densidad en 1 mmol/L con estatinas reduce los riesgos de cardiopatía isquémica y accidente cerebrovascular en un 24%-25%.

El fármaco más empleado

Las estatinas son el fármaco modificador de lípidos más utilizado: se estima que en 2018 las tomaron más de 145 millones de personas. Sin embargo, el retraso en el inicio del tratamiento y la mala adherencia son comunes. Las afirmaciones exageradas sobre los efectos secundarios de las estatinas también pueden ser responsables de la infrautilización entre los individuos con mayor riesgo de eventos cardiovasculares.

Existe cierta incertidumbre sobre cuándo iniciar el tratamiento con estatinas y cuánto tiempo se debe persistir en él para optimizar sus efectos. Este estudio estimó la acumulación de beneficios con las estatinas en función de la edad en el momento de iniciar el tratamiento mediante un modelo de microsimulación que se desarrolló con datos de 118.000 participantes de grandes ensayos internacionales sobre estatinas de la Cholesterol Treatment Trialists (CTT) Collaboration y de 500.000 individuos de la cohorte poblacional del Biobanco del Reino Unido.

El modelo utilizó las características individuales (por ejemplo, la edad, el sexo) y los antecedentes de enfermedad para simular el riesgo anual de infarto de miocardio, ictus, revascularización coronaria, diabetes, cáncer, muerte vascular y muerte no vascular de cada participante.

Se utilizó el tratamiento con una dosis estándar de estatina (40 mg diarios) para estimar el efecto de la terapia frente a la ausencia de la misma en estos escenarios (1) terapia de por vida (utilizada hasta la muerte o hasta los 110 años de edad si es anterior), (2) terapia interrumpida a los 80 años de edad, y (3) retraso del inicio de la terapia en cinco años en los participantes menores de 45 años.

El beneficio de las estatinas se midió en años de vida ajustados por calidad (AVAC), que es la duración de la vida ajustada por salud para reflejar la calidad de vida. Un AVAC equivale a un año de vida en perfecto estado de salud. Los beneficios también se comunicaron por separado según el riesgo cardiovascular de referencia, que se refiere a la probabilidad de sufrir un infarto de miocardio o un ictus en los próximos 10 años, y se basa en la edad, la presión arterial, los niveles de colesterol, el hábito de fumar y las condiciones médicas.

Los investigadores descubrieron que una gran parte de los AVAC ganados con el tratamiento con estatinas se acumulaban más tarde en la vida. Cuanto mayor era el riesgo cardiovascular a 10 años de los participantes, mayor y más temprano era el beneficio de las estatinas.

En comparación con las estatinas de por vida, la interrupción del tratamiento a los 80 años eliminaba una gran parte del beneficio potencial, especialmente en el caso de las personas con un riesgo cardiovascular relativamente bajo.

El riesgo de «romper» el tratamiento

«Nuestro estudio sugiere que las personas que empiezan a tomar estatinas a los 50 años pero las dejan a los 80 en lugar de continuar de por vida perderán el 73% del beneficio QALY si tienen un riesgo cardiovascular relativamente bajo y el 36% si tienen un riesgo cardiovascular alto, ya que los que tienen un riesgo elevado empiezan a beneficiarse antes», señala el doctor Wu.

«El riesgo cardiovascular de las mujeres suele ser menor que el de los hombres, prosigue. Esto significa que, en el caso de las mujeres, la mayor parte del beneficio de las estatinas a lo largo de la vida se produce más tarde, y que interrumpir el tratamiento prematuramente es probablemente más perjudicial que en el caso de los hombres».

En las personas menores de 45 años con bajo riesgo cardiovascular, es decir, con una probabilidad inferior al 5% de sufrir un infarto de miocardio o un ictus en los próximos 10 años, un retraso de cinco años en la toma de estatinas tuvo escasa repercusión: sólo perdieron el 2% del beneficio potencial en términos de AVAC de la terapia de por vida.

Sin embargo, el impacto fue mayor en las personas menores de 45 años con alto riesgo cardiovascular, es decir, con una probabilidad superior al 20% de sufrir un ataque al corazón o un ictus en los próximos 10 años: perdieron el 7% del beneficio potencial en términos de calidad de vida del tratamiento de por vida.

El doctor Wu resalta que, «una vez más, esto se debe a que las personas con mayor riesgo cardiovascular empiezan a acumular beneficios desde el principio y tienen más que perder si retrasan el tratamiento con estatinas que las de bajo riesgo».

Lo último en OkSalud

Últimas noticias