Tintín Errejón y sus gatillazos

Tintín Errejón y sus gatillazos

Este choto con dos madres nació para engordar y medrar y traicionar
a sus camaradas revolucionarios en política. Primero se aferró a la
teta de Chávez, dándoselas de agitador, obteniendo buenos dineros,
y luego – que significa ahora – acabó mamando y acomodándose en
la reseca ubre de su idolatrada y loca Carmena. El deseo imposible
de gays que soñaban beneficiarse a Tintín Errejón ya no se satisfará.

La sensualidad de la divina bruja le atrapó para sí, embadurnándole
con la pócima del amor eterno. Romeo y Julieta, o los orgasmos de
los amantes de Teruel, son malas copias del celo, a su lado.
La alegre majara y su andrógino trepa piensan sobrevivir al 26. Dan
por hecho que la alcaldía es suya. “De Madrid al cielo”, cambiará el
eslogan por “De Madrid al infierno”. Voten a dicha dulce pareja y
obtendrán una capital de okupas y ladrones, donde no faltará una
legión de comunistas que demande la sopa boba. Madrid ha caído, o
caerá en el embrujo del hechizo. La capital de España está dispuesta,
según sondeos, oportunamente adulterados, a ser gobernada por una
arpía y su efebo. Más el gafe de Gabilondo, que amenaza a cualquier
madrileño con resucitar el impuesto de sucesiones, garantizando así
el castigo fiscal para todo hijo del foro.

Se despidieron robando, dejando nuestra capital hecha una mierda. E
insisten en volver, para seguir trincando y enmerdarla aún mas. Otro
apoyo guapo para el futuro de Madrid es el del laxo de moral, Pablo
hiena Iglesias que, preso de inepcia y otras infamias, como venderse
al mejor postor separatista, se apunta a cualquier incongruencia que
no derribe su chalet de rico hortera en la Comunidad. Repasemos las
falacias de este depredador que vino a salvar a España y sólo busca
desprestigiarla, envolviéndola en un leninismo de trapo venezolano.
Viendo a Tintín huir de la purga animó a la kamikace Irene Montero
a decir sandeces para recobrar el crédito ido. En resumen, ya nadie
cree a Tintín, ni a la hiena, estén donde estén y con quien sea, por
arpía que sea y dé la cara por ellos.

Al final resulta que el más obsceno e inteligente de estos comunistas
de salón y creador de la tribu podemita, Juan Carlos Monedero, pase
lo que pase, saldrá impoluto. No recuerdo quién dijo que “el hombre
bohemio siempre escapa a la destrucción de sus colegas ignorantes”.
Quienes traicionan la causa, como Tintín, o mendigan ante Sánchez
un ministerio, no valen un peine. Así que no les voten, que las urnas
están hartas de tragarse sanguijuelas.

Lo último en Opinión