Una oportunidad para remontar

Una oportunidad para remontar

Se ha iniciado la campaña electoral de las elecciones municipales, autonómicas y municipales cuando apenas se había acabado de digerir el resultado de las elecciones generales donde Sánchez, Podemos y el independentismo lograron sacar adelante su propósito de una mayoría que puede ser letal para España.

Si bien, como dije el día en el que se cerraba la campaña de las generales, el voto no lo devolvían y no hay una segunda vuelta para la presidencia del Gobierno, sí que esta nueva convocatoria electoral de las elecciones locales, regionales y al parlamento europeo, constituye una oportunidad para iniciar una remontada, la del centroderecha, que está en condiciones de ganar las elecciones. Si en las generales ganó en número de votos a la izquierda -sin contar al independentismo-, ahora no sólo debe ganar en votos, sino que tiene que intentar ganar en concejalías, en alcaldías, en diputaciones provinciales y en presidencias de gobiernos autonómicos.

Esta victoria no va a modificar el resultado de las generales, ni va a evitar que nos gobierne durante cuatro años el socialismo más radical desde los últimos noventa años, pero sí que puede conseguir dos cosas: alentar la esperanza en la media España que no renuncia a la libertad económica y a una España unida, y, por otra parte, conseguir que se inicie la necesaria reunificación del centroderecha, pues sólo con dicha reunificación puede volver el liberal-conservadurismo a gobernar en España.

Por eso es tan importante que cada elector del centroderecha reflexione bien sobre qué votó el 28 de abril y si su voto sirvió para lo que pretendía o si, como dije hace unos días en otro artículo, su voto pudo a ir a fortalecer, involuntaria e inconscientemente, la victoria de Sánchez.

¿Cuántos ciudadanos vieron cómo su voto no se tradujo en ni un escaño en la circunscripción en la que votaron? Seguro que muchos y, lo que es seguro, es que contentos no quedaron.

La duda ahora es si ese descontento lograrán canalizarlo hacia la opción que tiene más posibilidades de gobernar en regiones y municipios o si persistirán y votarán a las formaciones políticas del bloque de centroderecha a las que votaron en las generales aunque ello supusiese dejarse muchos escaños por el camino.

No, no son unas elecciones locales, regionales y europeas más, como no lo eran las generales. No lo son porque aquí ya no se trata de poder decidir este ayuntamiento o aquella comunidad. Se trata de poder reflejar claramente un mensaje que se contraponga al triunfo de la izquierda y que refleje la importancia de esa media España que no está de acuerdo con muchos planes anunciados por los socialistas, o, que al menos, seintuyen. Eso, al menos, debería lograr parar la intensidad de muchos de esos planes, ya que ni siquiera alguien muy radical como Sánchez puede gobernar contra la mitad de la población de manera tan intensa como podría hacerlo de no obtener el centroderecha un buen resultado el próximo 26 de mayo. Por eso, es muy importante que reflexionen los votantes de centroderecha de los partidos minoritarios de dicho bloque y que piensen si no merece la pena concentrar el voto en la opción mayoritaria del bloque liberal- conservador.

  • José María Rotellar, Profesor de la UFV, del CES Cardenal Cisneros y del Trinity College

Últimas noticias