La ministra machirula

La ministra machirula

Para un plumilla al que todo un ABC había dado la oportunidad de ir conociendo los entresijos del oficio entre las paredes de la antigua Audiencia Nacional, la fiscal Dolores ‘Lola’ Delgado era una institución. Amable y cercana con los periodistas, su nombre también era sinónimo de solvencia. Rara vez los jueces le enmendaban la plana. Estrecha amiga de Baltasar Garzón, ya se significó asistiendo con éste a una cacería junto al entonces ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, en plena operación Gürtel. Sin embargo, no ha sido hasta años después, con su salto a la política en el Gobierno pasarela de Pedro Sánchez, cuando se le ha desfigurado el aura por completo.

Su último desliz, hablando de “derecha trifálica” en lugar de “tricéfala”, en un error que luego evitó corregir, supone el gesto más machista de los ochos meses de gobierno de Pedro ‘El Breve’. El problema está en que Delgado es reincidente en alinearse con el feminismo más ultra y adoptar de igual modo un machismo que echa para atrás. Así quedó de manifiesto en las cintas que revelan cómo la fiscal auguró “éxito garantizado” al comisario Villarejo tras alardear de haber abierto una “agencia de modelos”, aludiendo de esta manera a una mancebía del siglo XXI, con la que “llevarse al huerto a todo el mundo”. La hoy ministra impúbica avalando la captación de “información vaginal” en prostíbulos.

Pero es que Delgado tiene esa doble personalidad: que lo mismo se pone el lazo morado de la ideología de género que adopta el discurso más homófobo para calificar de “maricón” a quien hoy es su compañero en el Consejo de Ministros, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. A la condición sexual del entonces juez de la Audiencia Nacional, se refirió de este modo la fiscal en 2009 según las grabaciones relevadas por Moncloa.com:

-Delgado: ¿Puedo contar lo de este?

-Garzón: Sí.

-Delgado: Un maricón.

-Villarejo: ¿Quién es maricón? ¿Quién?

-Delgado: Marlaska

(…)

-Garzón: Es una tontería, pero te demuestra dónde está cada uno.

A Delgado, que también dijo en la comilona aquello de “a mí que me den un tribunal de tíos” porque “sé por dónde van”, le volvió a salir su deje machista cuando ya en sede parlamentaria la senadora del PP Esther Muñoz le pidió la dimisión como venían reclamando asociaciones de LGTBI. “Le voy a explicar algo señora Muñoz, se lo voy a explicar despacio para que usted lo entienda”, llegó a decir la ministra a la senadora popular.

Ahora, tras la manifestación de Colón contra la “traición” de Sánchez en Cataluña que ha desencadenado el adelanto electoral, Delgado ha rematado su obra machista hacia los cargos públicos de PP, VOX y Ciudadanos. “La derecha trifálica”, dice la Lola, como si no hubiera mujeres en la nave de proa de estos partidos empujando hacia una igualdad efectiva y real. Sin ideología de género, ni chiringuitos, ni ofensas de una ministra machirula.

Últimas noticias