Macron reelegido presidente de Francia al ganar a Le Pen con el 58% de los votos

Ver vídeo

Emmanuel Macron se ha ganado una segunda legislatura al frente del Elíseo al ganar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia al imponerse a la aspirante Marine Le Pen con el 58,2 % de los votos frente al 41,8% de la conservadora, según las proyecciones realizadas por France 2 y por el instituto Ipsos. En Francia, estas proyecciones, con un muy alto grado de acierto, tienen carácter prácticamente oficial, toda vez que los resultados definitivos fruto del recuento papeleta a papeleta no se conoce hasta bien entrada la madrugada.

Macron ha hecho de este modo buenos los pronósticos, que en las últimas jornadas le señalaban como candidato tras haber ido construyendo una ventaja sobre Le Pen que apuntaba más exigua al final de la primera vuelta. Sí que es cierto que la diferencia favorable a Macron ha sido sustancialmente inferior a la conseguida en las anteriores elecciones de 2017, cuando se disparó hasta el 66,1%, pero sí suficiente para contener el ascenso de Le Pen, que por segunda ocasión consecutiva se queda como segunda opción en la carrera por el Elíseo.

Los seguidores de Macron comenzaron a reunirse para celebrar la victoria en Champ-de-Mars, en París, poco después de que se dieran a conocer las primeras cifras provenientes de los sondeos a pie de urna que, como es tradición en Francia, llegaban desde medios belgas pasadas las 7 de la tarde, cuando se cierran los primeros colegios electorales.

Macron ha tenido que luchar contra la aversión que su figura causa en varios estratos de la sociedad francesa, especialmente entre una izquierda que no apoyaría a Le Pen pero que tampoco quería votar por un candidato que es percibido como elitista y lejano. Esto ha causado que la participación haya caído a niveles de hace 20 años, cuando otro Le Pen, entonces el padre de la actual candidata, Jean-Marie Le Pen, también llegó a la segunda vuelta para perder con el conservador Jacques Chirac. Precisamente el líder de la extrema izquierda y tercer clasificado en la primera vuelta, Jean-Luc Mélenchon, había llamado a «no votar por Le Pen» pero sin animar a los suyos a inclinarse por Macron. En la lucha por su voto ha estado una de las claves de esta cita electoral.

París es el gran bastión sobre el que Macron ha cimentado su reelección. La capital es el lugar donde menos apoyo tiene Le Pen, que ya en la primera vuelta apenas consiguió ser la secta candidata más votada, incluso por detrás de Éric Zemmour. Donde sí ha ganado con suficiencia Le Pen, además de en el noroeste cercano a Bélgica, es en los territorios de ultramar como Guadalupe, la Martinica, San Pedro y Miquelón y Guyana Francesa.

Lo último en Internacional

Últimas noticias