Empiezan a desembarcar a los inmigrantes del ‘Open Arms’ en Lampedusa tras diecinueve días en alta mar

A las 23.35 de la noche, el buque de la organización española ‘Open Arms’ entraba en uno de los muelles más alejados del puerto de Lampedusa. Esto ha sido posible tras la orden de la fiscalía de desembarcar a los casi noventa inmigrantes que quedaban aún en su interior. Veinte minutos más tarde, sobre las 23.55 de la medianoche, ha empezado el desembarco que se había previsto para las nueve de la tarde, pero que se ha retrasado por culpa de la llegada de una patera procedente de Túnez con 47 personas a bordo.

Aunque inicialmente el gobierno italiano quería evitar la entrada del ‘Open Arms’ en el puerto de Lampedusa y trasladar a los inmigrantes en lanchas de salvamento marítimo desde el barco ancorado frente a Cala Francese, finalmente el riesgo que suponía hacer el desembarco de esa forma ha llevado a las autoridades a permitir el atraco en una de las zonas más alejadas del puerto, facilitando así el traspaso a tierra de los inmigrantes.

El barco ha llegado entre fuertes aplausos desde el interior del buque a las instalaciones portuarias, donde les esperaban decenas de agentes de la Policía y la Guardia di Finanza llegados este mediodía expresamente al aeroportuario de Lampedusa. Ellos serán los encargados de filiar a todos los inmigrantes que entren a Italia, la gran mayoría sin documentación, que también pasarán varios controles médicos en unas carpas instaladas en la explanada del puerto junto a varias ambulancias desplazadas hasta la zona.

Esta misma noche, el barco de ProActiva pondrá rumbo hacia un puerto del sur de Sicilia escoltado por la Guardia di Finanza, donde tendrá que estar parado un mínimo de dos semanas mientras el fiscal recaba la información necesaria para decidir si mantiene o no la investigación abierta por los supuestos delitos de secuestro y tráfico de personas.

Lo último en Internacional