Limpieza

Cómo limpiar las chimeneas de leña

limpiar chimenea de leña
Aprende cómo limpiar una chimenea de leña

Remedios como el vinagre o el bicarbonato pueden servirte para limpiar una chimenea de leña.

Si tienes una chimenea de leña en casa, es importante que sepas cómo mantenerla, para de este modo asegurarte que funcionará bien el próximo invierno. Veamos entonces a continuación, una guía de pasos en la que te explicamos cómo limpiar una chimenea de leña.

Lo primero de todo antes que nada, es saber que para la limpieza de una chimenea de leña puedes recurrir a remedios naturales, y aunque debes limpiar diariamente todo el polvo y hollín que se acumula por el uso, también debemos dedicarnos a una limpieza más profunda al menos una o dos veces al año.

Pasos para limpiar la chimenea de leña

  1. Para la limpieza diaria, lo que necesitas es muy simple, solo cepillos rígidos, o también puede valerte una escoba, un recogedor de polvo, una aspiradora, un paño suave y agua.
  2. Para una limpieza más profunda, se necesitan otras cosas, aunque lo más normal es recurrir a productos específicos y cepillos abrasivos. En tiendas puedes comprar kits de limpieza para eliminar la suciedad de los conductos que es también muy importante. Este tipo de kits están fácilmente disponible en tiendas especializadas, cuestan aproximadamente 25 euros e incluyen al menos estos tres elementos: cepillos de nylon (diámetro 80 o 100 mm), extensiones de cable de acero flexible recubiertas con PVC transparente (2 o 3 m) y cepillo de nylon de usos múltiples (diámetro 20 mm.).
  3. Gracias a estas herramientas simples, la limpieza de los conductos se vuelve muy simple, al menos en las áreas más bajas y alcanzables. Además del agua, en este caso, puede usar detergentes especializados para limpiar la chimenea, o puedes preparar pastas o líquidos con algunos remedios naturales.

Cómo hacer una limpieza profunda de la chimenea

  1. En una limpieza profunda de la chimenea puedes comenzar con los ladrillos. Para eliminar la suciedad de estos, solo te hará falta utilizar un cepillo rígido mojado en agua. Esto debería eliminar las manchas superficiales. Para ser más eficiente, también puedes mezclar vinagre de vino con agua, con una concentración de al menos 6%.
  2. Por otro lado, la placa o embellecedor contra incendios se limpia simplemente con un cepillo, una escoba o una aspiradora, para eliminar la acumulación de hollín y cenizas. Es mejor liberar esta parte muy a menudo porque la ceniza y el hollín se producen en grandes cantidades.
  3. Las manchas de hollín de la chimenea las podemos sacar con el uso de un paño humedecido. Mientras que para las manchas más intensas, es posible preparar una solución líquida para usar uniformemente con un spray y compuesta de partes iguales de agua y amoníaco, con una pequeña adición de vinagre de vino si es necesario.
  4. También para manchas profundas puedes usar el bicarbonato de sodio. Para ello tienes que formar una pasta suave al mezclar el bicarbonato con agua y aplicar directamente sobre las manchas con un cepillo duro o metálico. Las manchas deben frotarse con mucho vigor y enjuagarse cuidadosamente con abundante agua. Si las mismas manchas persisten, puedes usar fosfato de sodio, que debes usar solo con guantes, ya que podría causar quemaduras en la piel.
  5. Para los conductos, que sin duda tienen suciedad e incrustaciones muy resistentes, debe utilizar cepillos de metal o productos específicos y muy agresivos. Para alcanzar una buena altura y terminar las operaciones con éxito, el kit de limpiezaa antes mencionado será necesario.

Últimas noticias