Plantas

Cómo injertar un aguacate

injertar aguacates
Cómo conseguir injertar aguacates correctamente paso a paso

Plantar aguacates es fácil, pero si ya los tienes plantados es importante que sepas hacer bien los injertos para que den sus frutos.

Tener un árbol de aguacates es algo que nos permitirá poder contar con esta fruta cada vez que queramos disfrutar de ella, pero si no hacemos bien el injertado, la planta no dará su fruto. Veamos a continuación, paso a paso, cómo injertar un aguacate.

El injerto es la técnica que nos permite propagar las plantas, y en el caso del aguacate es algo esencial para que puedan dar sus frutos, algo que suele ocurrir a los dos años de haber plantado el árbol. Gracias al injerto, podemos conseguir que el árbol tenga un crecimiento nuevo si tenemos en cuenta que al plantar un aguacate, es fácil que las semillas pierdan su vitalidad. Veamos entonces cómo injertar aguacates.

Pasos para injertar aguacates

  1. Lo primero a la hora de injertar aguacates será saber cuándo debemos llevar a cabo el proceso, siendo la primavera la mejor época.
  2. Por otro lado, tenemos que saber que para injertar aguacates podemos hacerlo con púas como con espiga, con yema viva a comienzos de junio o con yema muerta en agosto o septiembre. De este modo nos aseguramos que el aguacate estará parado en el invierno y comenzará su crecimiento la siguiente primavera.
  3. La temperatura es también importante a la hora de injertar aguacates. Lo ideal sería entre 15 y 30 grados y no cuando hace una temperatura menor.
  4. Injertar aguacates consiste en reproducir la planta para dar pie a nuevos árboles o para rejuvenecer a aquellos que ya son maduros, de modo que una vez tenemos en consideración la época y temperatura para llevarlo a cabo, lo primero de todo será hacerlo cuando el tallo de la planta original ya haya crecido hasta 1cm de diámetro, es decir cuando ya han pasado seis meses desde la siembra.
  5. Para el injerto tenemos que hacer un corte en forma de "T" en la raíz, con una separación de 30cm con respecto al suelo.
  6. Con la ayuda de un cuchillo para injertar tendrás que hacer un corte de 2,5 cm en vertical y con 1/3 del diámetro del árbol en horizontal.
  7. Con mucho cuidado, tendrás que pelar las capas de la corteza, sin sacarlas del todo. Ahora con la ayuda de un cuchillo de ciernes, debes cortar la yema de un vástago con una longitud de unos 4 cm.
  8. A continuación, coloca el tallo dentro del corte en "T" que hicimos previamente, procurando que la madera de ambas partes estén en contacto.
  9. Lo mejor es cubrir esa unión con cinta para injertos para que nos quede fija, pero dejando que la yema se vea todavía (a través de la cinta transparente) para que podamos ver cómo van progresando los injertos.
  10. Una vez hayan pasado 6-8 semanas, tendremos que quitar la cinta  para comprobar cómo ha crecido el injerto. Si lo hicimos en otoño lo podréis ver claramente, mientras que si se ha hecho en primavera, tendremos que retirar la cinta al cabo de cuatro semanas.
  11. Retirada la cinta nos quedará todavía cortar los tallos restantes a unos 30 cm a partir la unión del nuevo brote.

Lo último en How To