Yolanda Díaz

La hipocresía de Díaz con el velo: apoya a las iranís mientras su socia de Ceuta lo llama «libertad»

Yolanda Díaz y Fátima Hamed.
Yolanda Díaz y Fátima Hamed.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Yolanda Díaz da una nueva muestra de su hipocresía al aplaudir a las mujeres de Irán que se rebelan contra el velo islámico, pero, al mismo tiempo, apoyar a su socia en Ceuta, Fátima Hamed, que critica una hipotética prohibición de esta prenda. La política islámica ligada a Sumar de la ciudad autónoma ha sostenido repetidas veces que el velo no es un símbolo de opresión. Lo ve «como absolutamente lo contrario: un símbolo de libertad».

En las últimas horas, una joven de 22 años de Irán, Mahsa Amini, ha sido asesinada por las graves heridas provocadas tras ser detenida el pasado martes por la Policía de la Moral del Gran Teherán (Irán), por no llevar bien puesto el velo. En este marco, la islamista Fátima Hamed, portavoz de Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC) en el Ayuntamiento de Ceuta, ha condenado lo acaecido, aunque ha puesto un pero: «Que se prohíba su uso a quienes quieran llevarlo libremente tampoco está bien».

Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno de España ha comentado en sus redes sociales: «La rebelión de las mujeres iranís tras el cruel asesinato de Mahsa Amini es un ejemplo de valentía». Yolanda Díaz ha apostillado: «Lo impensado sucede. La lucha por la libertad y la igualdad es imparable. El mundo está cambiando».

«Mira, la geopolítica es así. No vamos a ser los únicos imbéciles que no hagamos política cuando todo el mundo hace política», dijo Pablo Iglesias para rematar su argumentación antes de sentenciar: «Quien haga política tiene que asumir que hay que cabalgar contradicciones, y nosotros estamos dispuestos a cabalgarlas».

No obstante, mientras se pone de parte de las mujeres que quieren romper con las obligaciones del islam, sigue aliada con Fátima Hamed que está en contra de prohibir esta prenda tan denostada en otras latitudes del mundo.

La concejal ceutí socia de Yolanda Díaz ha salido al paso escribiendo: «Deleznable que en pleno 2022 una mujer sea asesinada por llevar mal el hiyab en Irán. El que se prohíba su uso a quienes quieran llevarlo libremente tampoco está bien. Lo que se ataca es algo tan esencial como la libertad de las mujeres para hacer y vestir como les/nos plazca».

Hace escasos meses, en noviembre, expresó: «Vivo en un estado de derecho y, como española que soy, ejerzo mi libertad de vestirme o desvestirme como a mí me parezca en cualquier momento. Me parece muy triste que viviendo en un estado aconfesional se cuestione a otras personas. Ninguna mujer necesita ningún tipo de tutelaje para que nadie nos diga qué está bien y qué no está bien porque se corre peligro de caer en aquello que criticamos», afirmó en La Cafetera.

«Creo que siendo todos demócratas hay que respetar la libertad religiosa e ideológica y hay que tener un respeto profundo hacia las decisiones que toma cada persona. La mía está basada en mi identidad: soy una musulmana orgullosa de serlo y soy española. Para mí es una cuestión de principios, de base… Y no se puede manipular la realidad y acudir a ejemplos de mujeres en países donde sí existe esa opresión. Pero es que en países como el nuestro también se critica a quien no viste con determinados estándares», lanzó Hamed conocida por promover la declaración de persona non grata a Santiago Abascal.

Asesinato

La chica detenida fue trasladada a un hospital ya en coma el propio día de su detención tras «sufrir un ataque cardíaco», según la versión policial, y falleció finalmente el viernes debido a la gravedad de sus lesiones.

Miles de personas han asistido al funeral en su ciudad natal, Aychi, en la región de Saghez, en el Kurdistán iraní, al noroeste del país, tal como informa la agencia de noticias iraní IRNA. En el evento han acudido tanto familiares y vecinos como autoridades de la región de Saghez.

Este caso dio pie a protestas espontáneas en todos los rincones del país desde entonces, con varios muertos, y se han podido ver en redes sociales vídeos de gente coreando lemas como «¡Muerte al dictador!» en referencia al ayatolá supremo, Alí Jamenei, o personas en coche tocando la bocina al paso del Hospital Kasri de Teherán donde murió Amini.

Amini fue detenida en Teherán cuando estaba con su hermano por llevar de forma «inadecuada» el hiyab o pañuelo islámico. La intervención se atribuye a agentes de la Patrulla de Orientación o Policía de la Moral, que entre sus funciones está vigilar el respeto a las normas de vestimenta, lo que acaba de forma frecuente en el arresto de muchas mujeres y algunos hombres.

Lo último en España

Últimas noticias