Congreso de los Diputados

Toscano (Vox) tras una mirada lujuriosa de Iglesias: «Señora Montero, no voy a denunciar a su compañero»

La portavoz adjunta de Vox en la Comisión de Igualdad escribió hace diez días un tuit premonitorio que se ha cumplido

Iglesias cometió «acoso sexual» con sus lascivos comentarios a Maestre y Levy según el baremo de Igualdad

El vicepresidente segundo Pablo Iglesias dirigiendo una mirada lasciva a la diputada de Vox Carla Toscano.

La diputada y portavoz adjunta de Vox en la Comisión de Igualdad del Congreso, Carla Toscano, ha reaccionado en su cuenta oficial de Twitter a unas imágenes de Pablo Iglesias en las que aparece el vicepresidente segundo del Gobierno dirigiéndole una mirada lujuriosa o lasciva. La escena captada por las cámaras internas del Congreso este miércoles momentos antes del inicio de la sesión de control al Gobierno ha corrido como la pólvora en las redes sociales y la respuesta de Toscano no se ha hecho esperar.

«Señora comisaria, como le dije el otro día, yo no voy a denunciar a su compañero de palacio por esta mirada», ha advertido al diputada de Vox a la ministra de Igualdad, Irene Montero, que también ha estado presente en la sesión de control de este miércoles y a la que Toscano ya se dirigió el pasado 13 de septiembre en un tuit premonitorio.

Hace justo diez días, Toscano colgó en su mismo cuenta de Twitter un mensaje en el que anticipaba a la ministra de Igualdad que «en el hipotético caso de que a mí se me ocurriera, que no voy a hacerlo, denunciar a su compañero de palacio, el vicepresidente del Gobierno, ¿usted me creería? ¿Bastaría mi palabra para demostrar que es un acosador?»

Toscana contestaba así tras unas declaraciones de Montero en las que la titular de Igualdad del Gobierno socialista decía en una reciente comparecencia oficial en su ministerio que «tenemos que que hacer ver y sobre todo sentir a las mujeres que todas y cada una de las instituciones de este país, sin excepción, las cree y pone todos los recursos…»

Este miércoles, en los momentos previos al inicio de la sesión del control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, la premonición de Toscana se ha cumplido y ha sido objeto de una mirada lujuriosa de Pablo Iglesias, una actitud de que el Ministerio de Igualdad enmarca dentro del «acoso sexual» y pide perseguir como una forma de «violencia de género».

Así apareció en la última Macroencuesta de la Violencia contra la Mujer de 2019 presentada por la propia Irene Montero hace unas semanas y que considera «acoso sexual» haber recibido «miradas insistentes o lascivas que le hayan hecho sentirse intimidada», así como «bromas sexuales o comentarios ofensivos sobre su cuerpo o su vida privada».

En la presentación de dicho informe, la ministra de Igualdad manifestó que «los datos revelan que la violencia que sufren las mujeres no es una violencia episódica, sino estructural. No son episodios violentos, son relaciones violentas o violencia reiterada producida principalmente por hombres cercanos, lo que incluye a las violencias sexuales fuera de la pareja», sentenció.

Andrea Levy y Rita Maestre

Este episodio de Iglesias con Carla Toscano se suma a otras dos actitudes del vicepresidente que serían «acoso sexual» según el baremo de Igualdad, tal y como ha publicado OKDIARIO. Una de ellas también tuvo lugar en el Congreso de los Diputados y la afectada fue en este caso la entonces diputada del PP y actual concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Andrea Levy.

En este caso, Iglesias le dedicó unas polémicas palabras en el Pleno del Congreso que acogió el debate de la investidura fallida de Pedro Sánchez en marzo de 2016. El líder de Podemos empezó su intervención señalando que la entonces diputada y vicepresidenta de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, «se calienta» con Miguel Vila, parlamentario de su partido.

Además de aludir a la vida privada de la dirigente popular, Iglesias utilizó la tribuna de la Cámara en un debate de especial transcendencia para convertirla en una suerte de barra de bar, pues llegó a ofrecer su «despacho» en la Carrera de San Jerónimo para que «ambos se conozcan mejor».

Tras recordar su beso en la boca con el entonces portavoz de En Comú Podem, Xavier Domènech, en el mismo hemiciclo, el líder morado manifestó que «la política española se está calentando» y que «una diputada del Partido Popular, la señora Andrea Levy, bebe los vientos por un diputado de Podemos, el señor Miguel Vila». El propio Vila asistió con estupor al discurso de su jefe.

El otro episodio es el que protagonizó Iglesias con la actual líder de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital, Rita Maestre, cuando su entonces alumna hacía las veces de periodista para su programa en TeleK y   preguntaba a estudiantes de la Facultad de Políticas de la Complutense sobre qué les parecía el canal Intereconomía y, sobre todo y lo más sorprendente, sobre las «miradas lujuriosas» de Pablo Iglesias.

«Van a ganar mucho»

La presentación que hizo Iglesias de su colaboradora fue la siguiente: «Van a conocer a nuestra nueva reportera Rita Maestre. La recogimos de ‘Cuatro’ donde participaba en concursos en los que no ganaba nada, tampoco lo va a ganar aquí. Pero este programa y los espectadores van a ganar mucho», dijo a cámara el líder de Podemos.

Después de interrogar a varios jóvenes sobre Intereconomía, Rita preguntó a una compañera sobre la opinión que le merecía Pablo Iglesias y… «¡sus miradas lujuriosas!». Al terminar la conexión con Somosaguas, el hoy vicepresidente segundo del Gobierno se dirigió así a Maestre: «Para miradas lujuriosas las que tú despiertas allá donde vas, en fin, ya hablaremos de esto en otro momento».

Lo último en España

Últimas noticias