Crisis del coronavirus

Sanidad traslada a las comunidades la responsabilidad sobre el estado de alarma en su nuevo plan

Estado de alarma
El ministro de Sanidad, Salvador Illa. (Foto: Moncloa)

El Gobierno presentará esta tarde a las comunidades autónomas un nuevo plan de respuesta frente al coronavirus.

El borrador, al que ha tenido acceso OKDIARIO, establece que «el presidente de la comunidad autónoma solicitará al Gobierno la declaración de estado de alarma». Las medidas excepcionales, así, dependerán de las regiones.

El plan establece una serie de indicadores para determinar el riesgo y, en consecuencia, las medidas a adoptar.

Con respecto al primer borrador, Sanidad ha reforzado los criterios para considerar una situación como de riesgo extremo, aunque mantiene que esa declaración se hará a partir de los 250 casos por cada 100.000 habitantes.

El Ministerio explica que «los indicadores de seguimiento se han seleccionado por su utilidad para capturar los aspectos más importantes de la situación epidemiológica y las capacidades de respuesta en base a la evidencia científica, los estándares internacionales y la experiencia acumulada por las administraciones sanitarias de nuestro país en la evolución de cada uno de ellos».

El documento señala que el Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC) «ha establecido un umbral de incidencia acumulada en 14 días de 25 casos por 100.000 habitantes para considerar que el riesgo comienza a incrementarse, y un límite superior de 150 para considerar que el riesgo es muy elevado».

«Para España, hemos establecido un umbral adicional, incidencia superior a 250 por 100.000, para señalar situaciones de riesgo extremo en las que se precisen acciones adicionales si las implementadas con incidencias de más de 150 no lograran controlar la transmisión», explica el departamento de Salvador Illa.

El texto admite que la situación puede ser cambiante, y las medidas también, ya que «la evidencia científica específica en relación a los umbrales que mejor discriminan las diferentes situaciones de riesgo para muchos de estos indicadores es todavía escasa».

Como ya reveló OKDIARIO, Sanidad se reserva una interpretación al margen de los datos objetivos, ya que admite que «la decisión final de qué nivel de alerta se asignará al territorio evaluado no sólo se fundamentará en el nivel de riesgo resultante de los indicadores, sino que podrá modularse con la tendencia ascendente del indicador y su velocidad de cambio, así como con una evaluación cualitativa que incluya la capacidad de respuesta, las características socioeconómicas, demográficas y de movilidad del territorio evaluado».

Esto indica, por ejemplo, que la Comunidad de Madrid podría ver empeorada su valoración, dada su elevada conectividad y densidad de población.  El Ministerio se reserva un papel de «coordinador», según el plan.

El plan establece cuatro niveles de alerta. Para reducirlo, será necesario que los indicadores permanezcan en un nivel de riesgo inferior durante al menos dos semanas.

«Burbujas sociales»

Sanidad justifica las restricciones en que «casi una tercera parte de éstos se producen en el ámbito social, sobre todo en reuniones de familiares y amigos no convivientes, y en menor medida, en el ámbito laboral, principalmente en lugares cerrados, como puede ser en domicilios o espacios interiores, en muchos casos mal ventilados, donde se habla en voz alta, se canta y no se hace buen uso de la mascarilla o se realizan actividades donde es incompatible su uso continuo, como comer, beber o hacer actividad física».

Por ello, considera «eficaces» medidas como la recomendación de «relacionarse en burbujas sociales estructuradas en grupos de convivencia estable y de quedarse en casa».

«Ante esta evidencia se recomienda promover todas aquellas actividades que se puedan realizar al aire libre donde la reducción de aforos no tiene que ser tan estricta, promover el cierre o la reducción de aforos de los establecimientos en los que no se pueda garantizar una adecuada ventilación y un cumplimiento de las medidas de prevención e higiene», señala el documento.

Sanidad admite que «las medidas de confinamiento  individual estricto por un largo periodo de tiempo, aunque han demostrado un alto impacto en la reducción de la transmisión del virus y en la reducción de las muertes por Covid-19, han tenido grandes efectos sobre el bienestar físico y emocional de las personas debido al aislamiento social, además de los problemas derivados del impacto en la economía».

«En cambio, periodos de cierre más reducidos o parciales, han demostrado también su utilidad en la reducción de la transmisión del virus, con un impacto mucho menor en el bienestar de las personas, tanto adultas como en edad infantil», añade.

 

 

(En ampliación)

 

 

Lo último en España

Últimas noticias