Sánchez deja sin poder votar a los más de 400 policías que destina a Cataluña por el 10-N

Un agente de la Policía Nacional
Un agente de la Policía Nacional

El Gobierno vuelve a tirar de improvisación frente a los CDR. Y, en esta ocasión, además, para dejar sin poder votar al nuevo colectivo de policías que destina ya en estos momentos a Cataluña para proteger el proceso electoral del 10-N en esa comunidad autónoma.

Se trata de al menos 400 agentes antidisturbios de la Policía Nacional (UIP – Unidades de Intervención Policial-) y de las UPR (Unidades de Prevención y Reacción). Todo un colectivo al que se le acaba de comunicar que se tiene que desplazar para estar en Cataluña durante el transcurso de las elecciones del 10 de noviembre y que ya no tiene tiempo de solicitar el voto por correo porque el plazo se acaba de terminar.

El sindicato policial Jupol ha puesto el grito en el cielo. Y es que, ya no sólo se trata de una improvisación absoluta, sino que, además, deja a un colectivo entero sin poder ejercer su derecho al voto. Y un colectivo que, aunque sólo sea por intuición, no parece muy predispuesto a votar posturas anticonstitucionales.

Desde Jupol señalan que “era previsible la necesidad de proteger el día electoral… ¿Entonces por qué no lo han previsto con tiempo?”. Y recuerdan que son abundantes las informaciones trasladadas por la Policía en los últimos días en las que se advertía de que se preparan ataques y terrorismo callejero para sabotear la jornada electoral.

“El Ministerio tiene información de que el 10-N es un día de fuerte peligro de ataques separatistas en Cataluña y no ha previsto nada hasta el final”, señalan fuentes policiales.

Y ahora, quienes pagan son los policías que se quedan sin poder votar.
Pero no se trata del único agravio ni mucho menos que han sufrido por parte del Gobierno en los últimos días. Porque el Ejecutivo de Pedro Sánchez no sólo ha dejado vendidos a los agentes enviados a Cataluña en cuanto a medios y efectivos, tal y como ya han denunciado los principales sindicatos, sino que también les ha timado en la retribución en descansos o complementos que les deberían corresponden.

Y es que, lejos de aplicar la jornada laboral efectiva y su sistema de compensaciones pactado individualmente con el colectivo de las Unidades de Intervención Policial (UIP), los mandos bajo la tutela de Pedro Sánchez han decidido aplicar el sistema de complementos general, con lo que las estancias en Cataluña en los últimos días jugándose el tipo no han sido resarcidas como los policías tenían pactado antes de empezar los ataques callejeros, sino por un sistema claramente menos generoso.

La protesta ha sido ya trasladada por el sindicato de la Policía Nacional, Jupol, en un documento al que ha tenido acceso OKDIARIO. En ese escrito se señala con claridad que durante los días del ‘Operativo Ícaro‘ –los policías enviados a Cataluña para controlar los ataques callejeros de los CDR– se han incumplido los mecanismos de descanso pactados con los agentes y no han sido compensadas las jornadas de libranza con ningún tipo de pago adicional.

Se trata de un agravio más que deja sin los descansos a los agentes y que, en caso de ser compensado económicamente, supondría hasta 500 euros por agente. Cuantía que no van a recibir pese a jugarse el tipo sin los suficientes efectivos y, por ejemplo, sin poder usar de forma generalizada las pelotas de goma.

Lo último en España

Últimas noticias