Tras el varapalo del Tribunal Supremo

A Sánchez le da igual la inhabilitación firme de Torra: se reunirá con él sí o sí

La Moncloa alega que Torra "está inhabilitado como diputado autonómico, no como presidente de la Generalitat"

Pedro Sánchez no cambiará su agenda con Quim Torra: se reunirá con él, pese a la decisión del Tribunal Supremo de mantener la inhabilitación del presidente catalán tras ser condenado por el caso de los lazos amarillos.

El argumento de La Moncloa se apoya en una justificación jurídica. Según la versión trasladada por miembros del Gobierno a OKDIARIO, «está inhabilitado como diputado autonómico, no como presidente de la Generalitat. Y sólo a esos efectos ha sido declarada su inhabilitación».

Sin embargo, ese argumento choca con el hecho de que, según el Estatuto de Autonomía de Cataluña, el presidente del Gobierno regional debe ser diputado del Parlament. Por lo tanto, si Torra no puede ser diputado, no debería poder ser presidente. Es decir, que la inhabilitación como diputado traería la automática retirada del cargo de presidente de Cataluña.

Este argumento también es rebatido por La Moncloa. Esgrime que ese requisito sólo opera en el momento de la designación como condición para ser investido por la Cámara autonómica, no una vez nombrado en el cargo.

Sea como sea, lo cierto es que Pedro Sánchez mantiene una reunión con un inhabilitado y condenando por la Justicia: Quim Torra. Una persona que ha sido ya declarado oficialmente por el Tribunal Supremo como inhabilitado para ocupar el cargo de diputado del Parlament de Cataluña.

Con efectos inmediatos

La inhabilitación fue decretada inicialmente por la Junta Electoral Central (JEC) y debe surtir efectos inmediatos. El Tribunal Supremo, en contra del criterio de la Fiscalía, ha rechazado este jueves la petición del presidente catalán de suspender la inhabilitación mientras se resuelve su recurso contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que le condenó a un año y medio de inhabilitación por desobediencia al poner en sedes públicas los lazos amarillos separatistas.

La JEC adoptó el acuerdo de inhabilitación de Torra en aplicación del principio de «inelegibilidad sobrevenida» tras haber sido condenado por no retirar los lazos amarillos de edificios públicos en periodo electoral, en una sentencia que aún no es firme pues está recurrida ante el Supremo.

El presidente del Gobierno mantiene, de este modo, su reunión con Quim Torra. Y lo hace tras haber señalado desde el principio que está «encantado de verme con Torra» ya que, según su versión, «continúa siendo el presidente de la Generalitat de Cataluña».

El jefe del Ejecutivo aseguró hace días que esperaba reunirse con el dirigente catalán «cuanto antes», ya que su objetivo es abrir un proceso de «diálogo territorial» para devolver el «conflicto catalán» al cauce de la política.

Y mantiene este encuentro, además, pese a que el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha despejado cualquier duda sobre el contenido de la reunión al asegurar que el encuentro entre ambos presidentes -prevista para principios de febrero- es para resolver «un problema político, que es sobre la independencia de Cataluña».

«Esto no es una reunión como las otras. El encuentro determinante no es entre el presidente del Gobierno español y una Comunidad que tiene problemas autonómicos. Si no que es entre el presidente de España y el presidente de Cataluña, que se sentarán a resolver un problema político, que es sobre la independencia de Cataluña», afirmó Aragonès en una entrevista en TV3.

Lo último en España

Últimas noticias