Elecciones Generales

Rivera promete un pacto con el PP para formar Gobierno si suman mayoría

La campaña electoral está definitivamente en marcha. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha comprometido hoy a que si suma con el PP una mayoría en las elecciones del 10 de noviembre, aunque sea sólo por un escaño más, habrá Gobierno en un mes.

"A todos los españoles les digo con humildad que formaré Gobierno en un mes y que ni los ministerios ni los nombres de los ministros serán un escollo", ha asegurado Rivera en una rueda de prensa en el Congreso.

Rivera ha ido incluso más lejos ya que según ha dicho dará igual si es el PP o C’s el que queda por delante en los comicios porque habrá un Ejecutivo en un plazo de un mes.

Eso sí, en ningún momento ha hablado de la posibilidad de que esa mayoría se obtenga con la participación de Vox, al que no ha citado.

Esta es la primera oferta de pactos que se produce tras el anuncio de la repetición de elecciones generales. Ciudadanos responde así a las voces que, sobre todo desde Podemos, avisan de que sus verdaderas intenciones son pactar con el PSOE, con Albert Rivera de vicepresidente en un Gobierno de coalición como afirma, por ejemplo, Pablo Echenique.

El anuncio llega, además, apenas unos días después de que el propio Rivera propusiera apoyar la investidura de Pedro Sánchez si el socialista aceptaba sus condiciones: cambiar el Gobierno de Navarra, empezar a estudiar la aplicación del artículo 155 en Cataluña y un compromiso explícito de renunciar a cualquier subida de impuestos.

Por otra parte, el presidente de Ciudadanos ha acusado al PSOE de querer "criminalizar" a sus rivales difundiendo una foto suya con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la cafetería del hemiciclo y se ha preguntado "hasta dónde está dispuesto a llegar Pedro Sánchez".

Rivera reaccionaba así al ser preguntado por la polémica que ha generado esa imagen que el alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, compartió en su perfil de Twitter con el mensaje "les va a ir bien a estos dos".

La difusión de la fotografía soliviantó sobre todo a Iglesias pero también a diputados de otras fuerzas políticas y obligó, además, a la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, a recordar a sus señorías la prohibición de tomar imágenes en los espacios privados del Congreso.

El líder de la formación naranja ha admitido que no le importa "nada" que le hagan fotografías en su escaño o en la cafetería, pero ha ironizado con que la próxima vez que quiera hablar o tomar un café con otro diputado llamará a Puente para preguntarle si lo puede o no hacer. "El PSOE no puede superar esas líneas por muchos nervios que tenga y quiera criminalizar a sus rivales", ha dicho.

Rivera asegura no tener problema en tomarse cafés o hablar "con quien haga falta" y, de hecho, ha recalcado que el mismo día de la foto conversó con diputados de Unidas Podemos, del PSOE y del PP. "Qué pena que Sánchez no me llamara para tomarme un café y tener una reunión para desbloquear el país", ha lamentado.

 

 

Lo último en España

Últimas noticias