Crisis del coronavirus

Los comercios estallan contra Sánchez en la reapertura: «Las ayudas son pocas y la gestión nefasta»

El paso a la improvisada 'fase 0,5' en Madrid ha permitido la apertura de tiendas. OKDIARIO ha salido a la calle para conocer cuál es la situación de uno de los sectores más perjudicados por esta crisis

El paso de Madrid a la improvisada ‘fase 0,5’ o fase 0 aliviada ha permitido la apertura del pequeño comercio después de dos meses con las persianas bajadas. OKDIARIO ha salido a la calle para conocer cuál es la situación de uno de los sectores más perjudicados por esta crisis. «Las medidas son insuficientes y la gestión nefasta». Esta frase del dueño de una joyería resume el sentimiento generalizado.

El Gobierno prometió apoyar a los autónomos, pero lo cierto es que las asociaciones de este colectivo ya han advertido de que algunas ayudas no están llegando. Así lo asegura una trabajadora que cuenta con su propia tienda de venta de uniformes: «He pedido la ayuda y no me ha llegado. Está siendo duro», se queja. «La vuelta está siendo incierta porque te cuesta saber las medidas que tienes que tomar», añade respecto a la confusión generada por las distintas guías e informaciones vertidas por el Gobierno.

«Desde el principio nos han ofrecido ayudas pero la verdad es que de eso hemos visto poco», asegura otro de los dueños de una tienda de ropa. “Ayudas poquitas. No está siendo fácil”, opina otro en el mismo sentido.

La situación para aquellos que trabajan por cuenta propia está siendo especialmente delicada. Por el momento, sólo pueden tomar medidas de seguridad e intentar recuperar clientela poco a poco.

Sin embargo, la situación económica por la que atraviesa España tampoco favorece la venta. Muchos de los españoles han perdido su empleo o se encuentran en un ERTE, por lo que su capacidad financiera ha caído en picado. «La gente tiene miedo y esto ha repercutido a nivel económico. A la gente le está costando arrancar», comenta la dueña de un pequeño comercio, una juguetería.

Los más afortunados a los que sí han llegado las ayudas prometidas, comparten una queja común: el dinero no es suficiente para cubrir los gastos y mucho menos para paliar sus pérdidas. «Nos han dado 600 euros pero tengo que pagar el alquiler, el seguro, la alarma…», afirma una de las entrevistadas. «Aunque nos den una ayuda, no nos da ni para pagar el alquiler», añade otra.

Muchos se preguntan cuál será el futuro de su negocio y si podrán continuar con él abierto. Por el momento coinciden en que no les queda otra que mirar hacia el futuro e intentar solventar los problemas por su cuenta sin depender de las pocas ayudas ofrecidas por el Gobierno.

Lo último en España

Últimas noticias