El juez archiva la acusación contra los Mossos detenidos con Puigdemont y sigue buscando a Matamala

josep maria matamala
Puigdemont y Matamala en el aeropuerto de Bruselas (Foto: OKD).

El juez ha archivado este lunes las actuaciones por presunto delito de encubrimiento contra los dos Mossos d’Esquadra y el profesor de la Universidad de Barcelona, Josep Lluís Alay, que acompañaron en su fuga al expresidente catalán, Carles Puigdemont. 

Mientras, mantiene abierta la causa contra el cuarto de los acompañantes, el empresario Josep María Matamala, sobre el que pesa una orden de búsqueda y presentación, para que se persone a declarar en la Audiencia Nacional.

La Policía presentó una denuncia contra los dos Mossos, Xavier Goicoechea Fernández y Carlos de Pedro López, que viajaban con Puigdemont, mientras los propios Mossos abría una investigación interna. Goicoechea está encuadrado en el departamento de Escoltas del cuerpo.

En el coche, en el que el expresidente catalán pretendía llegar desde Finlandia hasta Bélgica después de que el juez Pablo Llarena reactivara la orden europea de detención, viajaban también en el momento de la detención el empresario, Josep María Matamala y el profesor de la Universidad de Barcelona, Josep Lluís Alay.

Según la fuentes consultadas por OKDIARIO, el magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional realiza un análisis pormenorizado sobre el delito de encubrimiento. Posteriormente, archiva el caso contra los dos agentes ya que disponían de permisos de vacaciones y no estaban realizando su labor como agentes de los Mossos.

Los dos Mossos indicaron en sede judicial que su intención era llevar a Puigdemont ante el Ministerio Público belga al ser conocedores de que el magistrado Llarena había reactivado la orden de detención internacional. También se archiva la acusación contra el profesor Josep Lluís Alay, ya que no reúne la condición de funcionario público. El instructor además desestima la petición de nulidad solicitada por los dos Mossos.

Los cuatro fueron imputados, a petición de la Fiscalía, por un presunto delito de encubrimiento y fueron citados a declarar en la Audiencia Nacional el pasado mes de junio. Todos acudieron, excepto Matamala, para el que el juez requirió a la Policía que le localizara al encontrarse fuera de España sólo a los efectos de notificación de una nueva citación.

Hasta la fecha, el amigo empresario de Puigdemont no ha podido ser citado y por tanto, se mantiene la orden de búsqueda y presentación contra él. Tal y como avanzó este diario, el empresario gerundense, a quien sus allegados llaman ‘Jami’, cuenta con tres empresas principalmente: Scata SL, de organización de eventos; Stein Girona, dedicada fundamentalmente a la reprografía; e Incatis SL, también organizadora de ferias. Según las últimas cuentas registradas, ninguna de ellas gana más de 30.000 euros al año.

Lo último en España