Investidura Pedro Sánchez

IU y los Comunes exigieron a Iglesias entrar en el equipo de la negociación con Sánchez

Vídeo: OKDIARIO

Las confluencias, especialmente IU y los catalanes, reclaman voz propia y que se atienda a sus propias reivindicaciones. Los catalanes no renuncian a un referéndum.

Pablo Iglesias ha respondido con un movimiento táctico al intento de Pedro Sánchez de derribar al grupo confederal, evidenciando sus diferencias sobre la investidura. El nuevo equipo negociador de Podemos está integrado por las distintas sensibilidades que conforman la representación parlamentaria del partido: además de Pablo Echenique e Ione Belarra -los encargados de pilotar las conversaciones de la investidura fallida- Iglesias ha integrado a Izquierda Unida (Enrique Santiago), los ‘comunes’ (Jaume Asens), Galicia En Común (Yolanda Díaz) y Equo (Juantxo López de Uralde).

El gesto, además de estratégico, responde también a la intención de Iglesias de contener una crisis interna. Las confluencias, especialmente IU y los catalanes, expresaron al líder de Podemos su malestar por no haber participado activamente de la anterior negociación. Reclaman voz propia y que se atienda a sus propias reivindicaciones. Las diferencias se evidenciaron ya cuando IU reunió de urgencia a su grupo, durante las jornadas del debate de investidura, para decidir su voto, al margen de Podemos. La organización comunista se decantó entonces por la abstención, pero no ocultó su malestar por la cerrazón de Iglesias a negociar más allá del reparto de sillones.

En IU siempre han apostado por el bagaje de Santiago para ser parte del equipo de negociador, permitiendo así acceder al núcleo de las decisiones. En la formación de Alberto Garzón se criticó que las negociaciones de julio se llevaron a cabo con excesiva opacidad, sin ofrecer a los integrantes del grupo toda la información.

Para IU lo fundamental es negociar el programa y llegar a acuerdos por encima de la estructura de Gobierno. No obstante, a día de hoy, se evita mostrar fricciones y se asegura que el grupo está unido en cuanto al voto.

Referéndum

La misma sensación expresan los ‘comunes’, liderados por Asens. La organización catalana, no obstante, tiene muy marcado el objetivo, que complica sobremanera el acercamiento al PSOE: el referéndum es irrenunciable. 

En julio, En Comú Podem presentó su propia propuesta de negociación a Sánchez, en la que no se recogía explícitamente esta fórmula para Cataluña, siempre defendida por Podemos y a la que Iglesias renuncia ahora. El texto incluía, entre otras "medidas de mínimos", el blindaje de las competencias previstas en el Estatut, avanzar "en el reconocimiento del carácter plurilingüe del Estado", con la aprobación de una ley de lenguas, protección de la escuela catalana y el sistema de inmersión lingüística y la "concreción de una agenda de diálogo y de desjudicialización del conflicto", impulsando una "mesa de diálogo multilateral".

Precisamente, este órgano figura en la última propuesta de negociación remitida al PSOE y en la que tampoco se menciona el referéndum. Asens aclaró este miércoles que sigue siendo una prioridad y que, como tal, la defenderán en ese órgano "de diálogo".

Desde Podemos se insiste en que la cohesión del grupo es total. "La negociación será con Unidas Podemos y no con sus partes", dijo Echenique en las últimas horas. Garzón correspondió asegurando que el "espacio" es plural y hay matices y diferencias como se ha puesto de relieve" que "la unidad no significa homogeneidad".

No obstante, la táctica del PSOE orbita en buena parte en esas diferencias. En La Moncloa son conscientes de que para buena parte de Podemos el objetivo es evitar unas elecciones, cuyos resultados serían, previsiblemente, nefastos.

Lo último en España