Manifestación el domingo en Colón

El hombre de Sánchez en Ferraz llama "fascistas" y "patriotas de pacotilla" a Casado y Rivera

Santos Cerdán
El socialista Santos Cerdán y su polémico tuit

Incendiario tuit de Santos Cerdán, hombre clave del sanchismo en Ferraz, contra Pablo Casado y Albert Rivera. El político navarro les acusa de ser "la VOX de su amo", además de "fascistas" y "patriotas de pacotilla que deberían lavarse la boca con lejía antes de hablar de Pedro Sánchez y del Gobierno".

El PSOE ha decidido responder a la manifestación del domingo. Y lo hace sin la moderación que reclama a la oposición. El tuit de Santos Cerdán no contiene una palabra que no sea un insulto para Pablo Casado y Albert Rivera, a quienes, además de llamarles FASCISTAS (sí, con mayúsculas), les acusa de seguir "la VOX de su amo" y les tilda de "patriotas de pacotilla".

No contento con todo ello, al dirigente sanchista aprovecha al máximo los caracteres que permite Twitter para añadir que Casado y Rivera "deberían lavarse la boca con lejía antes de hablar de Pedro Sánchez y del Gobierno".

Santos Cerdán es un hombre clave en la organización interna que le permite a Pedro Sánchez controlar el PSOE. Fue de los pocos que se mantuvo junto al hoy presidente del Gobierno cuando Pedro Sánchez fue destituido por el comité federal en 2016. Desde la vuelta de Sánchez al liderazgo del partido, Cerdán ocupa la secretaría de Coordinación Territorial, un cargo orgánico por el que percibe casi 4.000 euros mensuales.

El tuit del dirigente socialista ha suscitado numerosas respuestas de otros usuarios de la red social. Muchos le recuerdan que "un socialista de verdad ya hubiera mandado a Sánchez a su casa por traicionar todos y cada uno de los preceptos socialdemócratas".

Otro prefieren preguntarle cosas como esta: "¿Page, Ibarra, Vara y Lambán también son fascistas?".

Pero no han sido sólo los barones socialistas los que han criticado que el Gobierno haya aceptado la figura del relator para negociar con el independentismo. Ayer, el ex presidente Felipe González afirmó que la operación conducirá a una "degradación institucional" que supone "un juego muy peligroso".

Últimas noticias