Granados no acude a declarar por la querella de Cifuentes tras no recibir la notificación

Francisco Granados en su salida de la Audiencia Nacional (FOTO: FRANCISCO TOLEDO).
Francisco Granados en su salida de la Audiencia Nacional (FOTO: FRANCISCO TOLEDO).

Francisco Granados no ha acudido este lunes a declarar por la querella presentada por Cristina Cifuentes tras no haber recibido la notificación del Juzgado de Instrucción número 3 de Madrid. Dicho Juzgado admitió a trámite la querella de la presidenta de la Comunidad de Madrid contra el exsecretario general del PP de Madrid por presuntos delitos contra el honor y le emplazaba a comparecer este lunes 12 de marzo.

Según las fuentes consultadas por OKDIARIO, la Policía judicial era la encargada de efectuar la notificación a Granados y al no conseguirlo, el Juzgado de Instrucción nº 3 de Madrid deberá buscar una nueva fecha, que deberá ser notificada en todo caso al exdirigente del PP. Al parecer, la querella “no incluía la dirección del domicilio de Granados”.

La presidenta madrileña presentó la querella el pasado 15 de febrero, mediante un procurador y un abogado particulares, sin intervención de los servicios jurídicos de la Comunidad de Madrid, después de que Granados en su declaración ante el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 en la Audiencia Nacional en el marco de la trama Púnica hiciera referencia a la responsabilidad de la dirigente madrileña en el marco de la financiación ilegal del PP de Madrid.

Fuentes de la defensa de Granados han asegurado a este diario que no habían recibido la notificación de la declaración, ni tan siquiera habían tenido acceso a la querella presentada por Cifuentes, por lo que obviamente no se iba a presentar ante los Juzgados sin recibir ninguna notificación oficial y no tener conocimiento concreto sobre los hechos. Estas mismas fuentes apuntan la posibilidad de que Granados recurra la admisión a trámite de la querella con un recurso de reforma, cuando le sea notificada.

Según la querella, lo que se había producido “no era tanto el legítimo ejercicio del derecho de defensa, sino un espurio uso de la palabra para descalificar y dañar el buen nombre, honor e imagen de Cristina Cifuentes, plenamente encuadrable en el término jurídico de la injuria”.

Las manifestaciones de Granados, según señalaba la querella admitida a trámite, respondían también al tipo penal de la calumnia, al pretender relacionarla con actuaciones delictivas de financiación irregular, agravándose la misma al haberse realizado con publicidad.

El exdirigente del PP también hizo referencia a la supuesta relación sentimental de Cifuentes con el expresidente madrileño Ignacio González para intentar acreditar que la presidenta regional estaba al tanto de las acciones de González.

Según la querella, estas declaraciones constataban un presunto delito contra la integridad moral, al suponer “un ataque de carácter personal, desconectado de cualquier interés procesal, que conllevaba una ofensa directa y gratuita contra la dignidad de Cristina Cifuentes”. 

Cristina Cifuentes
Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid. (Foto: EFE)

Últimas noticias